Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

El Gobierno de La Rioja ratifica su compromiso con el abordaje integral de la Salud Mental

Los consejeros de Salud, María Somalo, y de Servicios Sociales y Gobernanza Pública, Pablo Rubio, trabajan de manera coordinada en un asunto tan importante y que requiere mucha atención, como es la salud mental.

Para María Somalo “trabajamos con el objetivo de mejorar la salud mental de la población atendiendo de forma efectiva a las personas con Trastornos Mentales y a sus familiares mediante la implantación de un modelo de Atención Comunitario Integral”.

Se trata de un modelo centrado en el paciente que favorezca la curación, el cuidado, la recuperación y la integración social, pretendiendo hacerlo no solamente desde la evidencia científica, sino también desde una dimensión humana, estableciendo una relación de empatía y confianza que contribuya a conseguir los mejores resultados posibles”, explica Pablo Rubio.

La accesibilidad, la equidad, la calidad, la continuidad del cuidado y el respeto a la dignidad de las personas son otros de sus principios en la prestación de los Servicios que la Salud Mental ofrece. Se trata, en definitiva, de que dicha red de salud mental garantice la adecuada atención y seguimiento y de continuidad a cada tratamiento para que los pacientes puedan ser capaces de convivir con su enfermedad, con la mayor calidad de vida posible.

Atención comunitaria coordinada desde Salud y Servicios Sociales

Durante la jornada, los consejeros han tenido oportunidad, en primer lugar, de mantener un encuentro con los profesionales que integran el equipo de Terapia Asertiva Comunitaria (ETAC), que se encuentra ubicado en el Hospital de La Rioja. Se trata de un equipo integrado por un Psiquiatra, un Enfermero de Salud Mental y un Auxiliar de Clínica que realiza intervenciones terapéuticas en el medio natural donde vive el paciente, promoviendo así la asistencia continuada de calidad en pacientes con trastornos mentales graves, que normalmente no acuden a los dispositivos asistenciales y que precisan de tratamiento.

Según la consejera de Salud, “el objetivo de esta unidad especializada es facilitar el tratamiento y la adherencia al mismo, dando alternativas a la hospitalización y conseguir así el que acudan a los dispositivos de Salud Mental Comunitaria y facilitar ayuda a las familias en el proceso de asistencia y recuperación de los pacientes”.

Tras dicha visita, Somalo y Rubio se han desplazado a la Unidad de Día Infanto-Juvenil y de trastornos de la conducta alimentaria, que está ubicada en la planta 7ª del Hospital San Pedro y que sirve de apoyo a las unidades de Atención Primaria para los pacientes graves que necesitan una terapia intensiva y de mayor frecuencia que la que puede dispensarse desde. Al mismo tiempo, atiende también a aquellos niños y adolescentes hospitalizados para que reciban las terapias que requieran en cada caso, en el propio centro.

La unidad dispone de un Psiquiatra Infantil, un psicólogo Clínicos y una enfermera de Salud Mental y se trata de un recurso asistencial intermedio y un apoyo importante para los pacientes graves de entre los 12 y 18 años, cuyo principal objetivo es evitar su ingreso para que no rompa con el medio familiar y escolar. En este servicio se desarrollan actividades con los niños y adolescentes y sus familias, individuales y grupales. Suelen atender principalmente trastornos psicóticos, depresivos, de la conducta alimentaria, ansiedad, trastornos obsesivos o fobias, entre otros.

Por último, la jornada ha concluido con una visita al Centro de Atención a Personas con Discapacidad Psíquica Santa Lucía de Fuenmayor, un centro del Gobierno de La Rioja con un centenar de plazas de residencia públicas. El consejero de Servicios Sociales y Gobernanza Pública ha destacado “la atención integral que se presta en este centro a personas con discapacidad intelectual grave y profunda con alto grado de dependencia, una atención permanente con la que se persigue el máximo desarrollo posible de sus capacidades además de prestar orientación y apoyo a las familias”.

El CAPDP Santa Lucía de Fuenmayor proporciona a las personas usuarias atención personal básica para el desarrollo de actividades básicas de la vida diaria para reforzar la autonomía de las personas usuarias. Pero, además, este centro ofrece elaboración, seguimiento y una evaluación interdisciplinaria de un programa de intervención personal; ofrece atención habilitadora y rehabilitadora para conseguir la mayor autonomía e integración social posible de acuerdo a las características y discapacidad de los usuarios; facilita actividades de ocio y tiempo libre; y ofrece atención familiar mediante información, asesoramiento, comunicación y apoyo para conseguir la mayor adaptación posible.

También podría gustarte