Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Alfaro acoge el evento inaugural del pionero proyecto europeo “Life Ebro Resilience P1”

El Ayuntamiento de Alfaro ha acogido hoy el evento inaugural del proyecto “Life Ebro Resilience P1”, un proyecto europeo pionero a nivel nacional y continental que cambia por completo el modo de relacionarnos con el Ebro  ante sus avenidas e inundaciones, mediante infraestructuras verdes y medidas de adaptación. Además coordina y unifica de forma solidaria las actuaciones de todas las administraciones que hoy se han reunido para la puesta de largo del proyecto, y para visitar en el meandro de El Estajao de Alfaro, una de las actuaciones que ya están en marcha y que tienen un doble enfoque hidráulico y medioambiental.

La Estrategia Ebro Resilience abarca el tramo medio del Ebro, de unos 300 kilómetros de longitud, que comienzan en Logroño y llega hasta La Zaida, en la provincia de Zaragoza, y pretende recuperar espacios para el río Ebro de forma que resista mejor las crecidas y se puedan minimizar los daños en caso de avenidas, ya que es una zona que vive periódicamente inundaciones como la ocurridas en 2015, 2018 y 2021, que se pueden ver agravadas a consecuencia del cambio climático.

En su conjunto, el proyecto “Life Ebro Resilience”, que afecta específicamente a espacios protegidos como los Sotos del Ebro en Alfaro, conlleva una inversión de 13 millones de euros, cofinanciados por la Unión Europea, que se reparten en actuaciones repartidas por Aragón, Navarra y La Rioja. Concretamente en La Rioja el importe de los trabajos que se están realizando en Alfaro se acercan a los dos millones de euros entre 2021 y 2027.

El acto inaugural en el consistorio alfareño ha congregado al secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Hugo Morán; el director general del Agua del ministerio, Teodoro Estrela, la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Dolores Pascual, el Comisario de Aguas de la CHE, Carlos Arrazola; a la delegada del Gobierno en La Rioja, Beatriz Arráiz, al alcalde de Alfaro, Julián Jiménez Velilla y a los representantes institucionales y técnicos de las Comunidades de Aragón, Navarra y La Rioja. Por parte del Gobierno de La Rioja han asistido el consejero de Sostenibilidad, Transición Ecológica y Portavocía, Álex Dorado Nájera; el director general de Calidad Ambiental y Recursos Hídricos, Rubén Esteban; y el director general de Biodiversidad, José Luis Rubio.

Tras el acto oficial en el Ayuntamiento han visitado los trabajos en El Estajao donde se ha retranqueado un mazón para ampliar el cauce de paso y se ha construido un muro Kreiner, que consiste en una sucesión de rocas y troncos que estabilizan el talud frente a posibles deslizamientos, evita la erosión y permite una reconstrucción biológica con vegetación que contribuye a su asentamiento.

Este muro protege ahora la zona de los dos nuevos pozos de captación y abastecimiento de agua para Alfaro que el Gobierno de La Rioja construyó el año pasado a mayor distancia del cauce para que no se vieran afectados por las riadas y que se dotaron de un equipamiento electromecánico y dos equipos de bombeo, con una inversión de 817.522 euros.

 

Cambiar la relación con el río Ebro y darle su espacio

El consejero de Sostenibilidad, Transición Ecológica y Portavocía, Álex Dorado Nájera, ha destacado la colaboración entre todas las administraciones y la forma diferente de relacionarnos con el río Ebro, dándole su espacio. «Ya no se estrechan los márgenes de los ríos y se realiza una gestión preventiva de las inundaciones de forma que minimicen los daños a las poblaciones ribereñas, a las explotaciones agrícolas y a las infraestructuras”.

Según Dorado Nájera, “en los últimos años hemos visto que esta estrategia de devolver espacio al río mejora y minimiza los daños a la agricultura y las infraestructuras, lo vimos en diciembre pasado en la última crecida, y también es una forma de adaptarnos a cambio climático, que es una realidad”. En este sentido añadió que “estos eventos de inundaciones van a ser cada vez más violentos y más frecuentes y vamos a tener que abordarlos con inteligencia, con respeto al río, y minimizar esos daños en beneficio de las personas, lo intereses agrícola y los ecosistemas, que también hay que restaurarlos y son una barrera que nos ayuda a paliar los efectos de las inundaciones.

 

Un proyecto ejemplar reconocido por la UE

 

El secretario de Estado, Hugo Morán, ha subrayado que “se trata de un proyecto ejemplar que ha merecido el reconocimiento de la Unión Europea mediante la incorporación al mecanismo de financiación a los programas Life y creo que es la demostración perfecta de que, cuando la ciudadanía así lo entiende y las administraciones se ponen a trabajar conjuntamente, se puede conjugar el desarrollo económico con la preservación del territorio con resultados evidentes”.

Según ha dicho Morán, “la preservación de los valores naturales son el mejor seguro de vida hacia el futuro en términos de seguridad ciudadana y en términos de generación económica” y ha añadido que “el proyecto tiene una vocación de aprendizaje a partir de las actuaciones puestas en marcha y una vocación de permanencia hacia el futuro

En estos momentos hay dos actuaciones en marcha, una que comparten La Rioja y Navarra y otro proyecto que se ejecuta en Aragón, que son una muestra de las tipologías de intervención que con posterioridad habrá que hacer a lo largo de los 18 puntos de intervención que se han previsto en el conjunto de la Estrategia Ebro Resilience.

A medida que los proyectos van avanzando se ve la respuesta que las medidas adoptadas ofrecen ante nuevas crecida de forma que que se va aprendiendo de cada episodio y afinando la intervención, tanto en la parte hidráulica como en la reconstrucción medioambiental, dentro este enfoque de trabajar con el río y no contra el río.

En este nuevo paradigma, se asume que no se van a poder evitar los episodios de avenidas y crecidas, incluso se espera que se puedan agravar y ser más frecuentes, pero se trabaja para estar más preparados para gestionar el caudal punta, mejorar las defensas de núcleos urbanos y mejorar la capacidad de desagüe del cauce.

 

Nueva filosofía y forma de trabajar con el río

 

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Dolores Pascual, y el Comisario de Aguas de la CHE, Carlos Arrazola, fueron los encargado de explicar los principales hitos del proyecto y esa nueva filosofía y forma de trabajar sobre el río desde la planificación, la coordinación entre instituciones y la revisión de resultados desde un doble enfoque hidráulico y medioambiental conforme al Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático y a la Planificación Hidrológica.

En la parte hidráulica se estudian medidas alternativas dirigidas a garantizar la capacidad de evacuación del río en lugar de ponerle coto. Las medidas que se venían aplicando hasta fechas recientes eran los dragados, los diques de defensa, las escolleras y las canalizaciones, las cuales trataban de contener las crecidas pero, si se veían superadas, retenían el agua desbordada y aumentaban la superficie dañada por las avenidas.

Ahora se opta por mejorar la capacidad de desagüe del cauce devolviendo al río parte de los espacios que eran suyos mediante la eliminación de rebajes y retranqueos de las motas y escolleras, la permeabilización de masas de sedimentos, la permeabilización de las infraestructuras y la realización de cauces de alivio, perímetros de seguridad ante desbordamientos y áreas temporales de inundabilidad libre. En la actuación llevada a cabo en Aragón, entre Osera y Fuentes de Ebro, se han protegido 350 hectáreas de fincas agrícolas y devuelto al río 20 hectáreas.

En Alfaro, este tipo de trabajos que han supuesto el retranqueo de la mota han supuesto reducir la exposición a las avenidas de 500 hectáreas agrícolas y la recuperación de 45 hectáreas de cauce fluvial. Además, se está realizando un restauración ecológica de los ecosistemas de ribera con la plantación de más de 30.000 árboles y arbustos en los terrenos recuperados para el río Ebro, en una zona que está reconocida como Reserva Natural y forma parte de la Red Natura 2000, con una gran riqueza faunística con presencia de aves y mamíferos amenazados como el visón europeo.

 

 

También podría gustarte