Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Poca suerte para Fabio Jiménez en la semifinal del circuito de novilladas castellanoleonés

Fabio Jiménez no ha tenido esta tarde fortuna en la suerte suprema. El riojano perdió en el primero de su lote los premios con los aceros y tuvo un mal rival en su segundo.

En su primera intervención realizó el de Alfaro una buena faena sin premio, una faena variada en la que protagonizó sus mejores muletazos por el pitón derecho y que no desmerecieron por la izquierda.

El torero alfareño, que recogió aplausos a su finalización, definió la faena como una faena “muy sentida”. Y es que el riojano toreó muy bonito, tal y como acostumbra.

También se refirió a su poca suerte a la hora de matar como “Un borrón”. “Pincharlo así de mal que no se lo merecía ni el novillo ni nadie” añadió.

Muy complicado y desagradecido fue el segundo de Jiménez para el que el novillero determinó un segundo puyazo, lo que no suele ser muy habitual.

El astado fue un peligroso enemigo que puso también en serios aprietos a su cuadrilla en banderillas, tanto que el presidente autorizó el cambio de tercio cuando el ejemplar solo tenía colocada dos banderillas.

Con el trapo, Jiménez hizo lo que pudo, pero el animal se quedaba a medio muletazo y en la espada, Jiménez volvió a fallar. La mal colocó media muy desprendida en la tercera entrada. Extrajo la espada y volvió a intentarlo con el mismo destino.

Fabio es un torero que sabe reponerme a las circunstancias y sacar frutos positivos de sus enemigos, sin embargo, hoy con su segundo, un ejemplar peligroso y muy complicado, no ha sido posible.

Pidió perdón Fabio al caer el ojaldre de los Lastrones al ruedo por su falta de acierto en la suerte suprema. A la finalización de su semifinal, el de Alfaro reconoció “no estar atravesando un buen momento con la espada” y resalto que “este no era el mejor novillo para coger sensaciones”.

También podría gustarte