Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Más de un cuarto de las localidades riojanas no han registrado ningún positivos desde el inicio de la pandemia

La situación que está dejando la COVID-19 desde el mes de marzo en La Rioja es catastrófica. Más de quinientos fallecidos, más de catorce mil contagiados, la presión hospitalaria saturada por doble partida tanto desde marzo a mayo como desde septiembre a noviembre, cierre de negocios, suspensión de actividades económicas, limitaciones de horarios, toques de queda… todo junto formando una tormenta perfecta que ha asolado y trastocado, de alguna forma u otra, la vida de los más de trescientos mil riojanos.

Los contagios se concentran, en su gran mayoría, en las urbes más grandes de la comunidad autónoma. Logroño, Haro, Calahorra, Arnedo o Alfaro son las localidades que acumulan mayor número de casos positivos diagnosticados. Pero, en contraparte a lo que se está viviendo en los municipios de más de 1.000 habitantes, hay localidades en la región en la que el virus aún no ha hecho acto de presencia – y que ojalá continúen así siempre -.

Pero estar ‘limpio’ de COVID-19 no te asegura la tranquilidad absoluta. Y es que tanto Tirgo como Ventosa copan la lista de las localidades sin virus entre sus habitantes que más test han realizado. Tirgo ha realizado sesenta y cuatro pruebas PCR’s y Ventosa le sigue de cerca con sesenta y dos. Todas ellas negativas pero dejando cada una atrás un buen susto en el cuerpo.

Por detrás, otras poblaciones que marcan ‘0’ en el casillero de pruebas positivas pero que más test han realizado encontramos a Sorzano (45), Cordovin (42), Sajazarra (41), Gravalos (30) y Estollo (29). Marcando el listón en veinte o menos entran las localidades de Pradillo (20), Villanueva de Cameros (17), Soto en Cameros (16), Muro de Aguas (15), Matute (14), Canales de la Sierra (12) y Ajamil de Cameros (11).

Con diez o menos pruebas realizadas desde el comienzo de la pandemia encontramos a: Aleson (10), Brieva de Cameros (10), Daroca de Rioja (10), Galbarruli (9), Laguna de Cameros (9), Villaverde de Rioja (8), Canillas de Rio Tuerto (7), Cidamon (7), Corporales (7), Ventrosa (7), Castroviejo (6), Rabanera (6), Villavelayo (6), Mansilla de la sierra (5), Torremontalbo (5), Cellorigo (4), Hornillos de Cameros (4), Pedroso (4), Bezares (2) Jalón de Cameros (2), Torre en Cameros (3), Pinillos (2), San Millan de Yecora (2), Ledesma de la Cogolla (1), Muro en Cameros (1), Navajun (1), Robres del Castillo (1), Valdemadera (1) y Viniegra de Arriba (1).

Y diez son las localidades en las que aún, ocho meses después de la llegada del COVID-19 a La Rioja, no se ha contabilizado una prueba PCR a alguno de sus habitantes. La zona más ‘libre’ de PCR’s ha sido la zona de la Sierra de los Cameros que cuenta con seis de las diez poblaciones sin ninguna prueba realizada; Cabezón de Cameros, Gallinero de Cameros, Ortigosa de Cameros, Rasillo de Cameros y Terroba. Las otras cuatro localidades restantes ajenas al coronavirus y a las pruebas de testeo son Bergasillas Bajera, Santurde de Rioja, Villarroya y Zarzosa.

Por último, si agrupamos las localidades por la zona geográfica en las que están situadas (Rioja Alta, Rioja Media, Rioja Baja, las 7 Villas o los Cameros) podemos afirmar que la zona menos afectadas por la COVID-19 es la zona de los Cameros, tanto Viejo como Nuevo. La zona bañada por los ríos Iregua y Leza, compuesta por veintisiete municipios, tiene libres de coronavirus a diecisiete de ellos.

La otra zona de la región que más localidades acumula sin positivos es la de la Rioja Alta, con once poblaciones libres, seguido de la Rioja Media con ocho y quedando la zona de Las 7 Villas y la Rioja Baja en último lugar con tan solo siete municipios cada una.

También podría gustarte