Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

¡Europa, allá vamos!

Analizamos las claves de la enorme temporada del Club Balonmano Ciudad de Logroño

Foto (Juanjo Acobi)

Sabiendo y teniendo muy presente la gesta conseguida por los franjivinos, esa que huele y sabe a Europa, analizamos cuáles son algunas de las claves por la que el conjunto riojano se vestirá la siguiente temporada con sus mejor gala continental. Vamos a ello:

  1. Ser honesto consigo mismo: Con sus cosas buenas -mayores- y malas, como las puede tener cualquier club,  El Club Balonmano Ciudad de Logroño es leal, sobre todo en términos económicos, a un proyecto. Quizás no sea el club que mejor pague, tampoco me voy a meter ahí, pero lo hace y a tiempo, hoy en día y en estos tiempos que corren más aún, algo que siempre hay que valorar. La buena gestión en este aspecto ha sido importante para seguir siendo una importante baza en la lucha doméstica ¿No gastar lo que no tienes? Parece fácil pero no lo es tanto.
  2. Ser y seguir siendo un destino atractivo: En parte relacionado con lo anterior, un equipo logroñés que suele contar con la marcha de sus jugadores más destacados, pero que sabe siempre como reinventarse. Quizás la calidad y, por consiguiente, el encanto balonmanístico se pierde algo, pero no así las ganas y el rendimiento práctico en pista que, al fin y al cabo, es de lo que se trata. Se va gente con mucho peso, pero vienen otra, así lo ha anunciado ya el club, muy interesante e ilusionante.
  3. Ser fiel a una idea: Se intenta, pero si no se puede no se hace. Se tuvo que decir ‘No’ a Europa y el tiempo ha dado la razón. Antes que las grandes citas y partidos, la viabilidad del club por encima de todo, por supuesto.
  4. Miguel Ángel Velasco y Rubén Garabaya: Hombres silenciosos y cautos que han dejado al equipo muy arriba. Terceros en liga; poco más que añadir. Ah sí! Que la continuidad del navero es una enorme noticia para la familia franjivina.
  5. La plantilla: Quizás no era el año en donde hubiera tanto jugador con renombre, se había marchado gente vital, y pese a ello el equipo ha respondido con creces estando juntos en los momentos más inestables. Han demostrado que a veces cuando se trata de tener una pelota en la mano, el resto cobra menor importancia. Sin poner por encima a nadie, pues esto es un triunfo de todos, el valor de la cantera y la cada vez mayor proyección de los jóvenes ha sido y seguro que seguirá siendo un aspecto a tener muy presente.
  6. El soporte divulgativo de todo esto: Si tienes un gran equipo seguramente ganes, así ha sido, pero si además cuentas con un modo de difusión, mención especial para Juanjo Acobi, tan atractivo como útil el producto gana enteros. Enorme esta labor que si algo hace es crear afición, seguimiento (también de los rivales), y crecimiento a partes iguales.
  7. La suerte: Hay que tenerla, pero también buscarla. Si este último sábado el equipo no hubiera ganado al Bada Huesca los cálculos numéricos no hubieran servido de nada. Que luego el Quabit Guadalajara ganara contra pronóstico al Fraikin Granollers, no somos aquí nadie para desmentir que el azar, o llámenle como quieran, estuvo de nuestra parte.
  8. ¿Quién más a comienzos de la temporada, y viendo lo que se venía encima, hubiera firmado terminar la liga terceros? Id haciendo cola que la lista va para largo.

Por poner más que un ‘pero’, para nada es el momento de hacerlo, si no más bien un sentimiento de ‘rabia’ o ‘incertidumbre’ sobre de lo que hubiera sido capaz este equipo con un patrocinador principal, no queda otra que decir que el TEMPORADÓN que se ha marcado el Club Balonmano Ciudad de Logroño es probablemente de los más meritorios de su historia, esa misma que seguirá escribiéndose en FRANJIVINO.

¡GRACIAS!

También podría gustarte