Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

CRÓNICA: Ganar como forma de vida (por Ángel Sedano)

En el fútbol, como en casi todo en esta vida, estamos diseñados para competir en nuestro día a día e intentar ganar. Pero qué difícil es eso de GANAR.

En el fútbol da igual el cómo, da igual contra quién, incluso dónde porque ganar es lo que, sobretodo valoran los aficionados y la UD Logroñés, en esto, les o nos está dando la razón. Porque lleva cinco partidos seguidos ganando. Cinco. Tan fácil, tan difícil y somos felices.

Tenerife, una isla maravillosa con veintiún grados de temperatura mientras que en Logroño, el frío invierno va llegado; pero allí viven en una eterna primavera. Sin embargo, esta semana para ellos, en lo futbolístico, el invierno llegó en el césped y fuera de él como una marejada de ese océano que les rodea. Cosas de ser isla y estar tan alejados de la península…

El partido empezó trepidante y, entonces, la marejada la protagonizaban sus jugadores como ellos saben, con fútbol y ocasión. Jacobo, Shashoua, Fran Sol y Moore acechaban a Santamaría. Estaban heridos y salieron en tromba. Moore lanzó al larguero en el minuto catorce,
La UD Logroñés salía a flote como podía, las acometidas locales eran fuertes y había que fajarse, tomar el pulso al partido y salir vivos de esos primeros instantes de agobio.

La UD Logroñés aguanto bien esa salida en tromba blanquiazul, templó gaitas y requirió el balón. Orden táctico e ideas claras se tenían, Iago e Iñaki eran largos y ponían el peligro por sus bandas aunque Ortolà no sufría. El cronómetro corría, pasaba el tiempo en un partido entretenido, pero con poco bagaje ofensivo visitante.

Iago, en el minuto treinta, avisó con un mal remate sobre Ortolà. Pero, recordemos que esta UD Logroñés hace tiempo que demostró que no hace prisioneros y que sólo necesita un detalle, un toque de calidad. Clemente realizó un pasa al hueco con su primorosa zurda y David González ‘Roni’ dejó correr el esférico antes de sacar un disparo zurdo, abajo, seco y cruzado sobre Ortolà. GOL ,uno a cero. Sólo necesitó eso, un detalle de calidad, sólo uno pero en frasco grande, para adelantarse, en el minuto treinta y uno, en el marcador.

Un gol, el de la UD Logroñés, gritado por un servidor durante la disputa de un partido de tercera división. Posiblemente hoy, los jugadores del Casalareina y del CD Tedeón, aún se estén preguntando el porqué de ese grito cuando el balón, en su encuentro, se encontraba en el centro del campo.

Cosas del fútbol en este mundo 2.0 en el que puedes hacer tres cosas a la vez. Puedes ver un partido de fútbol un situ, apuntar y ver otro partido de fútbol en tu dispositivo móvil. Vamos. un lío como el que hizo en Tenerife a David González ‘Roni» a pase de Clemente.

Pragmatismo, eficacia; cualquier adjetivo es bienvenido a este fútbol puesto y dispuesto por el equipo dirigido por Sergio Rodríguez; virtud, equilibrio táctico. Así se descoloca a un rival al que el gol le hizo mucha pupa y que, tras él, sólo buscó el descanso durante el que realizar un necesitado reseteo y encontrar una solución. Ponían fútbol, ponían ganas; pero con eso no era suficiente.
Así se llegó al descanso, con un implacable cero uno en el marcador.

A la vuelta de vestuarios, el CD Tenerife salió como en el primer tiempo, buscando de forma descarada el empate. Nono por su perfil, Moore poniendo centros, pero Fran Sol estaba desaparecido. Shashoua dispuso de un remate claro que Santamaría atajó en el minuto cincuenta. De nuevo Jacobo ponía el peligro a balón parado aunque no había rematadores.

El dominio era más óptico que otra cosa y Santamaría no sufría en exceso. La UD Logroñés necesitaba defenderse con balón e Iñaki era ese jugador incisivo por su banda que contenía la revuelta chicharrera a la hora de partido.

Boguzs entró al campo por Leonardo Ruiz. Sergio Rodríguez quería otro aire para su equipo y el polaco tocó su primer balón, controló y soltó un latigazo desde fuera del área que hizo emplearse a fondo a Ortolà. Así se entra a un campo de fútbol, dejando un sello personal con la portería contraria entre ceja y ceja.

Quedaba media hora por disputarse. Un mundo en fútbol, un micro partido dentro de un partido. El cinco- cuatro- uno, achicando espacios en defensa, desesperó a un impotente CD Tenerife.

Lo intentaba con Jorge y su disparo salía alto y desviado en el minuto sesenta y seis. Con Shashoua también pero Santamaría atajaba sin apuros en el minuto setenta y dos. El reloj corría y la UD Logroñés estaba cerca de lograr esa quinta victoria consecutiva.

Sergio Rodríguez refresco a su equipo introduciendo a Siddiki y Errasti por Sierra y el goleador David González ‘Roni’ en el minuto setenta y tres.

De ahí hasta el final del partido nada pasó porque para uno nada tenía que pasar y al otro le embargó la impotencia de no saber meter mano al equipo dirigido por Sergio Rodríguez. A ese equipo equilibrado con mucho orden táctico en defensa, que no concede nada y sólo necesita un detalle para llevarse un partido de fútbol y una victoria más, esta vez en Tenerife. Así de fácil, así de complicado. Ganar como forma de vida.

También podría gustarte