Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Autol celebra sus fiestas de la juventud como prueba para salvar las de septiembre

Autol ha iniciado esta tarde las fiestas de la juventud, una prueba, mostrando confianza en sus jóvenes, para intentar salvar las fiestas de septiembre. Pero, sobre todo, estas fiestas son una forma de incentivar las calles, la ilusión, la hostelería catona y, en la medida de lo posible, la normalidad en tiempo de pandemia con distancia social, gel hidroalcohólico y mascarillas como ingredientes principales.

Antes de lanzar el cohete “sin público”; porque ese era el requerimiento principal, que los autoleños no se acercaran a la plaza del ayuntamiento y se agolparan allí; Autol ha elegido a sus representantes catones.

Como suele ser habitual, los quintos han elegido a quienes los representarán este año y que serán Lidia Jiménez y Daniel Arnedo. Los del pasado año fueron Elena Varea y Alberto Herreros. Pero también a los cantones infantiles de 2020 y 2021.





Tras el cohete, la música ha regresado a las calles de la mano de la Pacharanga, Una charanga con integrantes de diferentes municipios y comunidades que debido al confinamiento y a las restricciones de movilidad ha tenido serios problemas para ensayar durante los últimos meses.

La Pacharanga ha ido moviéndose por las calles de la localidad, de rincón a rincón, tocando en diferentes terrazas pero sin tocar entre ellas para evitar que la gente les siguiera.





La jornada está previsto que concluya con un concierto Y que las fiestas continúe mañana con el programa previsto.

Autol inicia las fiestas con un caso activo en la localidad y su alcaldesa, Catalina Bastida, ha deseado que concluyan con cero. Así se lo ha hecho saber a los jóvenes, a quienes les ha pedido responsabilidad y a quienes les ha transmitido su plena confianza.

También les ha pedido que ellos mismos vigilen entre sus compañeros para que los requerimientos sanitarias se cumplan. Y ojalá sea así y pronto podamos empezar a sentir que las cosas pueden ser, con empeño, lo más cercanas a esa normalidad que conocimos. La prueba ya está en marcha.

También podría gustarte