Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Un viaje con José, Raúl, Santi y Alejandro. Por ver ganar a la UD Logroñés.

(Crónica de Ángel Sedano)

Puede que Torrelavega no sea el destino de un viaje, puede que si tienes que ir a pasar un domingo a tierras cántabras jamás elijas Torrelavega; pero ahí fuimos porque jugaba nuestro equipo y Torrelavega es un sitio maravilloso para ver una victoria de nuestro equipo. Una victoria sufrida y necesaria, el lugar era El Malecón.

Uno sabe que se hace mayor cuando queda con sus amigos para ir al Malecón, un campo moderno y coqueto de fútbol. En otro tiempo, quedar con José, Raúl, Santi y Alejandro para ir al Malecón no se trataba de ese «Malecón».

Este Malecón fue hostil y los primeros 15 minutos se vio una UD Logroñés desbordada, sin recursos, sin balón y agobiada por el empuje del equipo local.

Pero llegaron tres pases seguidos y Marcos André puso paz al agobio local. Hasta dos ocasiones más tuvo la UD Logroñés para abrir el marcador. La Gimnástica jugó a su juego; voy, vengo, aprieto pero con poco orden, poca cabeza y mucho corazón. La UD Logroñés recurrió a Víctor, ese extremo joven, rápido y muy descarado al que hicieron un penalti que el asistente señaló: 0-1 y así acabó el primer tiempo.

Justo al comienzo del segundo tiempo Rubén Martínez casi pone el 0-2; pero el portero local atajó el balón. Tocaba sufrir. Ida y vuelta y nadie mandaba. Y en el yendo y viniendo apareció Miguel, el capitán, el discutido por algunos, el portero de La UD Logroñés que dio la vida a los blanquirojos con dos paradones. Se sufría, los locales lo buscaban y la UD Logroñés se defendia.

Finalmente, se logró ganar con sufrimiento, con mucho esfuerzo físico, con poco fútbol. Esta es la nueva UD Logroñés la pragmática, la eficaz, la que olvidó el toque, la posesión y el balón,pero que aprendió a sufrir y GANAR.

También podría gustarte