Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Un grupo de vecinos del Casco Antiguo logroñés muestra su descontento con la situación de esta zona

La agrupación de vecinos cree que nunca debería haberse autorizado ni desarrollado en el centro de la ciudad la zona de ocio, "sino en la periferia o en polígonos donde no hay vecinos".

Un grupo de vecinos del Casco Antiguo (demandacascoantiguo@gmail.com) se muestra descontento con las medidas anunciadas por el alcalde de Logroño, Conrado Escobar. Este grupo considera que esto no favorecerá la habitabilidad en el distrito y que solo será “un nuevo ejercicio improvisado de maquillaje”.

La plataforma vecinal recuerda que el deterioro del Casco Antiguo es un gravísimo problema que se arrastra durante décadas y, si bien celebra que al fin una corporación municipal manifieste voluntad para afrontarlo, “una enfermedad como la que se ha desarrollado no se trata con titulares de prensa ni con una encuesta como la que la propia Alcaldía ha encargado a la empresa GAD3”.

Temen que esta encuesta se realice baja un simple cuestionario a su medida que solo sirva para que “se aplaudan las medidas anunciadas”.

Iteran que vivir en el Casco Antiguo es poco confortable por la insoportable situación de ruidos, ocupaciones de espacios
públicos, la falta de civismo y de limpieza -recogida de basuras a medida de la hostelería incluida- que ha provocado una crónica desatención policial y municipal.

Estos vecinos sostienen que el consistorio conoce desde hace muchos años que los niveles de ruido en todo el Casco Antiguo superan descaradamente los umbrales máximos de la legislación. “Los vecinos exigimos acciones inmediatas, que van mucho más allá de paralizar las licencias de nueva apertura de ocio nocturno -que ya estaban paralizadas- o de nuevas terrazas, cuando ni siquiera queda espacio público en muchas zonas”

Los vecinos piden que se cumpla la legislación y “que la declaración de zonas saturadas y de especial protección acústica incluya ya, sin negociar con la hostelería, restricciones al abuso que sufrimos día a día los residentes del centro histórico”.

“El plan del señor Escobar no es otro que dilatar en mesas de supuesto diálogo las medidas restrictivas que ya deberían estar implantadas para dejar el ‘marrón’ a la siguiente Corporación, tal y como ha venido sucediendo en los últimos veinte años. No hay más que leer las declaraciones del portavoz de los hosteleros dominantes apoyando el plan de choque y reclamando incluso al Ayuntamiento que ponga baños públicos en la calle y amplíe el horario de las discotecas”, manifiestan.

La plataforma vecinal del Casco Antiguo reclama la inmediata moratoria de las autorizaciones de pisos turísticos para impedir, entre otras
cosas, la especulación de un grupo reducido de inversores oportunistas (algunos de ellos hosteleros) que generan o alientan el ruido, el descontrol y el caos en la zona para luego comprar las viviendas y locales a precios de derribo y seguir facturando en lucrativos
negocios ‘turísticos’.

Asimismo, demandan la reducción inmediata de horarios de terrazas, así como de los espacios públicos ocupados (que sean proporcionales a las superficies reales de cada establecimiento), junto con la revisión de las licencias especiales concedidas años atrás y, por supuesto, la anulación de las licencias de todos aquellos negocios que lleven al menos seis meses cerrados o la prohibición del traspaso de locales antiguos sin acometer las obras con las medidas de seguridad y sanitarias que se exigen a los de nueva creación.

De la misma forma, los vecinos exigen que se reduzca de forma inmediata, hasta como máximo de las 12 de la noche, el permiso para consumir bebidas alcohólicas en la calle en las ’emblemáticas’ calles del Laurel, San Agustín, San Juan y aledañas y se revisen las autorizaciones de mesas altas y otro mobiliario que impide el acceso a los portales.

Celebramosm eso sí, la mayor presencia policial apreciada este fin de semana en la calle Bretón de los Herreros, aunque recuerdan que el Casco Antiguo va más allá.

La agrupación de vecinos cree que nunca debería haberse autorizado ni desarrollado en el centro de la ciudad la zona de ocio, “sino en la periferia o en polígonos donde no hay vecinos”.

La plataforma vecinal del Casco Antiguo, “nacida espontáneamente”, está formada por un colectivo de residentes, que “agrupa a todo el distrito y que, de forma absolutamente apartidista, tramitamos una demanda colectiva contra el Ayuntamiento de Logroño por inacción y desidia durante décadas”.

Desde ella se hace un llamamiento a otros vecinos que decidan participar “en esta llamada desesperada de auxilio para intentar revivir el corazón de la ciudad” para que estos contacten con demandacascoantiguo@gmail.com.

También podría gustarte