Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

TRIBUNA: Con los test a vueltas (por Héctor Busto)

CON LOS TEST A VUELTAS (Por Héctor Busto)

En estos tiempos de pandemia varios son los recursos sobre los que todos ponemos la mirada. Tal vez cinco sean los principales. Los equipos de protección individual, los respiradores, los fármacos que puedan minimizar los efectos de la enfermedad, la vacuna que nos inmunice y los test que permitan diagnosticar la infección o la inmunidad. Sobre todo, las cuatro últimas herramientas contra la covid-19 requieren mucha ciencia y tecnología. Conocimiento que se está adquiriendo además de la forma más rápida posible, aunando muchos recursos materiales y humanos.

Uno de los aspectos que ahora mismo está bajo la lupa, sobre todo porque de ello dependerá el grado con el que abordemos la vuelta a la normalidad, son los ya famosos test. Es de agradecer que, en las últimas semanas, tanto a través de diversos medios de comunicación, como de blogs especializados, se haya explicado de forma divulgativa la diferencia fundamental entre los tres tipos de pruebas a las que podemos acogernos. Tres pruebas, por cierto, que pueden ser complementarias y que una no va a sustituir a otra.

La primera de las pruebas es el test PCR que nos va a permitir detectar el genoma del virus y por tanto si hay infección en la muestra analizada. Por otro lado, están los test de antígenos que detectarán proteínas del virus. Son más rápidos que el PCR pero son menos específicos y fiables. Y por último estaría el test de anticuerpos, que detectará si la persona a la que se le está analizando la muestra ha generado anticuerpos y por tanto ha pasado la enfermedad. En el blog del profesor Ignacio López Goñi está todo claramente explicado https://microbioun.blogspot.com/2020/04/test-diagnostico-coronavirus.html

Sin embargo, me da la impresión de que sigue habiendo bastantes dudas sobre la accesibilidad de este tipo de pruebas. Recordemos que el primer caso confirmado y difundido del virus fue a finales de diciembre. A partir de ahí hubo que desentrañar numerosas cuestiones acerca de la enfermedad. Se puso el foco en la Ciencia para averiguar o encontrar la forma de contagio, la propagación de la enfermedad, el origen del virus, la estructura de éste, diferentes fármacos que pudieran paliar la dolencia, la vacuna que nos cubriera de inmunidad, los sistemas más adecuados de diagnóstico de los enfermos… En menos de cuatro meses se han hecho grandes y múltiples avances, pero no al ritmo que todos quisiéramos. Aunque el avance científico ha permitido el alcance de algunos objetivos en tiempo record el intrínseco funcionamiento de la Ciencia, basada en evidencia, hace que, por ejemplo, el hallazgo del fármaco decisivo que frene la pandemia esté pendiente de numerosos ensayos clínicos sobre moléculas ya aprobadas por su seguridad.

Las causas y consecuencias de que España tenga un 1.24 % del PIB destinado a I+D+i y Corea del Sur un 4,55 % es un tema de profunda reflexión.

Donde sí se consiguieron rápidos avances a pesar de la dificultad fue en las pruebas de diagnóstico. Así el 13 de enero ya se difundió el primer protocolo para realizar el RT-PCR, una modalidad de PCR necesaria al ser el genoma del virus una molécula ARN. Los métodos de antígeno y anticuerpo han tenido que esperar más y, como se puede acceder a ellos por diversas estrategias, es posible que no tengamos todavía la mejor de las metodologías. Para estás últimas pruebas no solo es necesario conocer la estructura del virus, necesitamos saber las que desencadenan la respuesta inmune, los diversos tipos de anticuerpos que se generan, preparar la metodología, ensayarla… Pero además queremos que estas pruebas se puedan hacer de la forma más sencilla, más rápida posible y más automática que permita gestionar cuantas más muestras mejor. Y por rizar un poco más el rizo y teniendo en cuanta el alto nivel de contagio del virus es imprescindible gestionar bien la muestra y disponer de laboratorios que cumplan condiciones de seguridad biológica.

¿Nos imaginamos que en un breve período de tiempo se hubiese tenido que desarrollar una nueva tecnología móvil y que en solo dos o tres meses medio mundo necesitase millones y millones de terminales? Pues esto es mucho más difícil. A la carrera científica y tecnológica desesperada se junta la demanda global, en un breve espacio de tiempo, de millones y millones de pruebas. La tormenta perfecta. Por tanto, al hablar de los test y de su acceso en cantidades los suficientemente grandes hay que ser consciente de su disponibilidad. No es ir a la farmacia a por un predictor. Y deberemos esperar a terceros en muchas ocasiones a no ser que seamos un país con una inversión en I+D+i similar a la de, por ejemplo, Corea del Sur. A pesar de ello, en test como los PCR, algunas comunidades como La Rioja están por encima de Corea del Sur en test realizados por millón de habitantes. Las causas y consecuencias de que España tenga un 1.24 % del PIB destinado a I+D+i y Corea del Sur un 4,55 % es un tema de profunda reflexión.

El Doctor Héctor Busto es titular de universidad en el área de Química Orgánica en la Universidad de La Rioja

También podría gustarte