Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Tan cerca, tan lejos. Ángel Sedano nos da su vivión del Deportivo Alavés B- UD Logroñés

Primer partido del curso 2019/20. Tocaba Ibaia, Vitoria; mejor dicho, las afueras de Vitoria, de sus rotondas, de esa ciudad que ofrece varios campos de fútbol para la Segunda B. Tan lejos de algo que siempre compro, “los Vaskitos y Neskitas”. Tan cerca los cien de Ibaia a plena solanera, en una grada de mecano tubo, desnuda de techo e incomoda; la comodidad, cuando uno sea mayor o este en otro fútbol, tan lejos Mendizorrotza…

Allí salió la UD Logroñés, un aspirante a todo en este grupo, de estreno con nombres y dorsales fijos. Esa nueva camiseta me gusta, tan cerca. El equipo presento caras nuevas: Miño en portería, Zabaco, Errasti (poderoso Errasti) y David (Roni para los amigos). Santos, Paredes, Caneda, Olaetxea, Rubén, Iñaki y Rayco completaban ese once. Tan lejos esos dorsales del 1 al 11, otra novedad este año.

Empezó el partido. La UD Logroñés, sin tener la posesión, ponía el picante; centros al área, achuchaba la portería local defendida por un inspiradisimo Alvaro González cuyo partido fue para enmarcar con poco trabajo pero buen trabajo durante los 90 minutos de juego.

Olaetxea, en el minuto 15, de tacón, a la «remanguille», puso el 0-1 en el marcador. No hay mejor forma de empezar un partido, una competición que el primer disparo entre los tres palos sea gol. El Alavés B intentó estirarse. Apareció Jose Luis Rodríguez con un tiro alto trasen un mal achique del fuera de juego de la defensa riojana. La UD Logroñés ya conocida en la anterior temporada sobre todo, no tenia la posesión, ni el pase para dominar el partido. Se buscaba el espacio, ese último pase a unos delanteros con movilidad.

El equipo ofrecía equilibrio en defensa y centro del campo, los locales se perdían entre esos pases horizontales y la posesión esteril hasta línea de tres cuartos y, allí les llegaba el invierno.

Minuto 30, tiempo para hidratarse y aprovechar esos conceptos tácticos del juego, buscar ideas… unos para cambiar la dinámica del partido, otros para seguir con el partido controlado. No generas, no te generan; pero vas ganando.

En las postrimerias del descanso se anulaó un gol a los visitantes y así se llego al descanso, algo que agradecimos los 100 de Ibaia, asolinados. Ahora nos tocaba hidrararnos a nosotros, a la afición, tan cerca esa botella de agua.

Empezó el segundo tiempo con el Deportivo Alavés B más estirado en busca centros laterales; perosin remate, tan lejos..

Tan lejos Rayco, en ese minuto 13, solo ante el portero, con tiempo para pensar aunque su disparo se fue al palo, ¡maldito palo!

En la siguiente jugada, Iñaki, con un centro envenenado intentó sorprender al inspirado Álvaro González; igual que Rubén Martínez a continuación, con su disparo que salió rozando el palo… tan cerca de cerrar el partido, tan lejos de hacerlo…

De ahí, hasta la pausa de hidratación no pasó nada en las áreas. Partido muy controlado para el visitante, tan cerca esa victoria, tan lejos ganar un partido en Segunda B… Víctor López, el hijo de Don Ernesto para un servidor( exalumno de Escolapios), recogió un centro en el segundo palo y, a placer; solo, solito, solo, como el estribillo de la canción; bate a Miño, hasta ese momento casi un espectador más, un asolinado mas de los cien de Ibaia, 1-1. ¡Cómo cambia el cuento! Un partido, a priori, controlado, una película antes vista en este fútbol de barro, en esta UD Logroñés… partido sin cerrar, partido que te empatan. Tan lejos…

Sergio Rodríguez hace un cambio obligado por el marcador, Ander Vitoria al campo. Rubén Martínez la tiene, la busca pero rechaza Álvaro González en el 90. En el 93, un córner de Iñaki busca al panzer y el remate de Ander Vitoria es repelido de forma magistral por Álvaro González. Ahí se esfumaron las opciones vistantes de ganar un partido de fútbol.

Desencanto en los cien de Ibaia que abandonaron el campo con un silencio sepulcral, esos silencios de resignación,a algo ya visto y vivido antes. Es agosto, queda un mundo por hacer, vivir y definir. Tan cerca de la alegría para algunos, tan lejos de lo esperado para otros.

También podría gustarte