Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

‘Rocoso’ rival para el Grafometal La Rioja

Analizamos toda la plantilla del equipo canario

Cita copera (Lobete; 20:00) de esas que gustan ante un rival de enjundia, un Rocasa Gran Canaria que aterrizará en Logroño como segundo clasificado de la máxima competición femenina, en cuartos de final de la EHF European Cup, después de haber derrotado a las también isleñas del Zonzamas en la última jornada, y con un equipo plagado de jugadoras veteranas y otras que, si bien no tanto debido a su juventud, llevan un amplio recorrido en esto del balonmano. Esto y mucho más, a continuación:

Empezamos como no podía ser de otra forma por la portería, siempre bien salvaguardada desde tiempos inmemorables por Doña Silvia Navarro, esa jugadora que a estas alturas de partido no creo que necesite presentación alguna, por lo que tan solo diré en caso de que en la sala haya algún despistado, que lleva solo alguna parada más que años jugando al balonmano. ¡Un lujazo poder verla en directo!

Mientras comento que su compañera de puesto Ana Belén Palomino tampoco lo hace mal que digamos cuando sale a pista, me centraré en ese gran elenco de jugadoras extranjeras con las que cuenta el equipo canario.

Desde los rincones de toda Europa podremos ver a Katarina Pavlovic, zurda de nacimiento y de origen croata, la jugadora que comenzaba su carrera en su país natal (HRK Ljubiski) para luego pasar a países como Alemania (HSG Blomberg Lippe y BSV Sachsen Zwckau) donde fue de las máximas goleadoras, está cuajando una gran temporada de la mano de un Robert Cuesta que también cuenta con la también zurda -esta vez desde el extremo- e internacional griega procedente del PAOK, Vasiliki Gkatziou, que consiguió dos ligas y dos copas cuando militaba en el conjunto heleno.

Compatriota de Agni Zygoura con la que coincidió, esta última llega a Canarias como una jugadora polivalente galardonada como mejor defensa central y MVP de la Copa y la liga en la temporada 2018-2019, todo ello en ese escenario donde los dioses eran venerados en el Olimpo.

Viajamos por el mapamundi hacia Austria para hablar de una integrante, Adriana Marksteiner que, operada con éxito me consta, sin exactitud, aún no tiene el alta médica después de una recaída de la sinovectomía en su rodilla a la que se sometió a finales del año pasado y que dejará el testigo a la si presente Mizuki Hosoe, con la que terminamos este viaje geográfico en Japón y de la que diremos es central, buena defensora en el avanzado, y muy rápida en sus movimientos como ya demostró en los equipos nipones de Hida Takayama Black Bulls y Mie Violet Iris.

Y como todos los caminos conducen -por qué no- a España volvemos a las islas para escribir -doy por hecho que algo habéis oído hablar de ella- sobre una Sayna Mbengue que lleva siendo -con independencia de esa lesión que sufrió no hace tanto- una de las mejores jugadoras de la liga campaña tras campaña, y que con un cañón en el brazo (calibrado hasta 62 veces en el curso actual) habrá que tener especial cuidado.

Sin perder este hilo de “armas de destrucción”, aludiendo a su habitual concentración con las inferiores de la española, y siendo la máxima goleadora de Plata hace dos temporadas con 174 dianas, la almeriense María Gomes se ha convertido en un importante baluarte de la escuadra canaria.

Tampoco lo es menos la pivote Alba Spugnini, tercera en el ranking anotador y con una enorme influencia y peso en un equipo que con ella en pista no echa, contra todo pronóstico, de menos a la que fuera acaparadora del juego en seis metros años atrás, Haridian Rodríguez.

Asimismo las bajas sufridas de Paula Valdivia, Iara Grosso y Tiddara Trojaola, todas ellas jugadoras con galones, están siendo bastante bien suplidas por la capitana Melania Falcón, la incombustible María González, la debutante más joven en vestir la elástica amarilla Rosana Montesdeoca, así como la ex del San José Obrero y polivalente Esther de Miguel y otras tales como Arinegua Pérez, Yuli Dracil Quevedo o Nerea Guerra.

En definitiva, una contienda tan difícil como apetecible para unas riojanas, las nuestras, que a día de hoy ya calientan motores en lo que puede ser una cita histórica para nuestro balonmano. No queda otra que disfrutar…!y ganar!

 

 

También podría gustarte