Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra
Copia Producto riojano 500

“PLENO AL DIEZ”

El Grafometal La Rioja consigue su décima victoria (35-22) frente al Unizar Dominicos para seguir con una puntación inmaculada

Tudelilla Cerveza

Foto de Grafometal La Rioja (Un tiempo muerto del equipo riojano en su partido en Elgoibar) 

Diez de diez victorias, veinte de veinte puntos, y una imagen sólida para ver, a poco de terminar el año, más cerca del objetivo: “Ascenso espéranos, que vamos con todo”.

El Grafometal La Rioja volvió a ganar (35-22), esta vez al Unizar Dominicos, en un partido en donde las riojanas comenzaron como un tiro, se mantuvieron en esa dinámica con aplomo y criterio durante prácticamente toda la primera mitad, tuvieron un pequeño bajón -no relevante ni trascendental para el marcador- en los prolegómenos del segundo acto, para acabar, como en gran parte de los partidos de esta temporada, doblegando y apabullando a un rival que lo intentó, sobretodo de la mano de una gran Alba Díaz, pero que no pudo en ningún momento. De mucho valor lo que está haciendo este equipo. Una vez más, os lo contamos:

Comenzamos para ello, como si de un flashback se tratara, con el minuto 18 de la segunda parte, momento en el que el conjunto sportiano sufrió dos exclusiones que,  lejos de minarle en el juego y el marcador, le hicieron más fuerte y compacto, endosando, por consiguiente, un parcial de 3-0 que evidenciaba eso, que ante los momentos más complicados este equipo sabe cómo sobreponerse.

Considero que esto último es una muestra y reflejo bastante claro de lo que está siendo la temporada de las riojanas, un saber mantenerse firme a pesar de las desfavorables situaciones tanto extradeportivas -cuarentenas, calendario incierto etc.- y, claro está, deportivas, en la medida de que el grupo tiene eso que venimos advirtiendo en más de una ocasión, un “depósito de gasolina” extra que vislumbra que lo mejor aún está por llegar. Qué decir que si lo acontecido hasta ahora es realmente bueno, una afirmación de este calibre resulta realmente excepcional. Constancia para seguir lográndolo.

En relación con lo anterior, en ese combustible adicional del equipo que mencionamos y, en ese poder llegar al final de los encuentros muy enteras tanto en lo físico como en lo mental -contexto muy habitual en casi todos los partidos-, tienen mucho que ver, además del propio acondicionamiento de cada jugadora, la labor médica, preventiva, y de preparación física de Pablo Ramírez, Noe Oncina, y Alberto Zabalegui, por lo que desde aquí nuestra enhorabuena y reconocimiento por ese trabajo bien realizado.

En cuanto al partido dejó claro que el “6” estaba de rebajas el sábado; hasta seis tantos marcaron cuatro jugadoras -tienen mucho más que gol- distintas (Irati Holgado, Bea Puertas, Carla Rivas, Lucía Ladrera), y uno más -7- de Paula “Pichichi” García, para culminar un partido en el que, eso sí y, más allá de estos goles  -obviamente muy importantes-, todo el mundo sigue contribuyendo: las tres porteras (Elena Navarro, Rebeca García, Ailín López) se reparten los minutos de una temporada en la que muestran una unión que se plasma con buenas actuaciones en el campo; Taty Lozano tan pronto te mete un cañonazo como que se lo impide a su rival con sus blocajes y defensa; Valentina Learreta ya lo sabéis, es el trabajo hecho jugadora; Maite Rodríguez una luchadora en beneficio del grupo, Lucía Carrascón es la clara imagen de la progresión y de ese color riojano que tanto nos enorgullece, Alba Ibáñez cuenta con un desparpajo que atisba muestras de lo gran jugadora que puede llegar a ser; Masha es historia viva del club, con eso lo decimos todo; Ainhoa García, con su regreso a las pistas, transmite esa vitalidad tan necesaria de seguir afrontando las cosas (balonmano no le falta para ello); Yumi Tamada desde que llegó se deja la piel en el campo; y, por supuesto, Ángela López, claro ejemplo de lo que tiene que ser una compañera que no puede ayudar en el campo, pero si en tantos otros aspectos. Sé en qué palabra estáis pensando señoras y señores, la de un EQUIPO.

El mismo conjunto riojano que, como hemos comentado, empezó por todo lo alto. Un 4-0 de parcial que culminaba una Bea Puertas que a estas alturas ya llevaba dos tantos y que, todo sea dicho, si yo fuera el contrincante, lo primero que haría es pedirle un autógrafo para ver si así se ablanda y le da a la andaluza por tener un mal día. Difícil.

Sin aún demasiado acierto, el Unizar Dominicos intentaba meterse en un partido en donde, con su primer gol  en el minuto cuatro, este de la mano de una excelsa Alba Díaz -autora de diez dianas- observaba como iba a tener que sudar de la mejor tinta aragonesa para conseguir anotar cada gol del partido.

En ello tenía mucho que decir una Elena Navarro en portería inspirada durante muchos lances del encuentro, y una férrea defensa en la que con Taty Lozano hemos descubierto una nueva línea de investigación en torno a la esplendorosa catedral de León, pues como importante manifestación del arte gótico que es, sus muros, paredes y tabiques han sido sustituidos o reducidos en beneficio de otros elementos arquitectónicos; ya sabemos que pasó con los muros, se los llevó puestos Taty cuando dejó su ciudad natal: la leonesa, una muralla defensiva al servicio del Grafometal La Rioja.

En esta línea, a las mañas les costaba entrar tanto en el juego como en un marcador que, en el minuto diez, ya veían bastante lejos (8-2) tras el tanto de una Paula García que sigue dando motivos para hacer que el balonmano guste hasta áquel que no ha visto un partido en su vida. Una vez más, enorme actuación de la de Muskiz.

El Unizar Domincos, muy poco a poco, lograba sentirse algo más cómodo, disminuyendo algo la distancia de un electrónico que, eso sí, no bajó de los cuatro goles (10-6) en ningún momento. Justo tras esto, una mixta sobre Bea, no impedía el tanto de una Irati Holgado que lucía brazo izquierdo, ese mismo que, como pueden imaginar, nos alegra volver a contar de nuevo en lo que es su segunda etapa en el club. Importante para el equipo sus actuaciones.

Y es que la distancia seguía manteniéndose, nunca mejor dicho, holgada. Un tanto de una Yumi Tamada en crecimiento cada encuentro, y otro de una gran Lucía Ladrera -muy acertada de cara a portería en lo que fue un gran partido- permitía a las riojanas sobrepasar el doble de goles que su rival a menos de diez minutos para terminar la primera parte de la contienda (13-6; min.21).

Un último intercambio de golpes, en el que nuevamente salían vencedoras, deportivamente hablando, las riojanas, ponía punto y final (17-8) con el gol de una Carla Rivas que se encuentra en un genial momento -¡y que siga!, a el primer acto.

El escenario no cambió en demasía durante la segunda mitad. Es verdad que el conjunto riojano tuvo unos momentos algo peores, con algunas imprecisiones que permitían a su rival acortar una distancia que, por otro lado, seguía siendo bastante considerable. Por decir algo, fue quizás el único pero del equipo, esa cierta desconexión comenzada la segunda mitad que el contrincante supo, más o menos, aprovechar. Cierto es que nunca es fácil mantenerse igual de eficaz durante todo el partido. De todas formas, seguro que Manu Etayo, el resto del cuerpo técnico, y todas las jugadoras, trabajan para conseguirlo en la mayor de las posibilidades.

Al menos a corto plazo en el partido del sábado, así era. El Grafometal La Rioja pedía tiempo muerto con ese 20-14 que, si bien creo que no hacía que el marcador final peligrara, si advertía una cierta bajada de prestaciones que era mejor cortar. Terminada la pausa, las riojanas no tardaron en hacerlo. De vuelta a su mejor versión y, con el paso del tiempo, lograban ponerse con el tanto de Maite Rodríguez -después de un inteligente movimiento tras un preciso pase de Irati- en una renta que se mantuvo en ocho goles (25-17; 27-19; 28-20) varios minutos.

Llegaban entonces esas dos exclusiones seguidas de las que ya hemos hablado que, paradójicamente -o no, pues aquí aparecen los equipos grandes-, terminaban de disparar a un equipo riojano que contaba con una buena disposición defensiva en el centro de Yumi Tamada y Alba Ibáñez, que propiciaba a su vez que el Unizar Dominicos solo consiguiera dos goles más en lo que restaba de partido (35-22).

Así, con un líder consolidado, y con una dinámica muy halagüeña, el Grafometal La Rioja continúa invicto en un camino que es, hasta ahora, cuanto menos muy ilusionante. En esta andadura, la siguiente parada será en Pamplona frente al BM. Loyola el sábado 5/12 a las 18:00 horas;  no es por nada, pero creo que no deberíais perdéroslo 😉

GRAFOMETAL LA RIOJA: Elena Navarro, Rebeca García (porteras); Irati Holgado (6), Bea Puertas (6), Lucía Ladrera (6), Carla Rivas (6), Paula García (7), Maite Rodríguez (1), Masha (1), Yumi Tamada (1), Lucía Carrascón (1), Taty Lozano, Valentina Learreta, Ainhoa García, Alba Ibáñez.

UNIZAR DOMINICOS: María Luz Bernal, Inés Alcon (porteras);  Ana Casedas (3), Alba Díaz (10), María Torres (1), Carmen Ordobás (1), Noemí Giménez (1), Patricia Yecora (4), Mar Pérez-Bustamante (2), Nuria Fernández, Inés de Álava, Nerea Remirez, Sofía Rodrigo.

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte