Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Osasuna se lleva los tres puntos en el partido del fútbol del norte

Se preveía una fría noche de lunes en el Sadar y vaya si nos equivocamos ya que en medio de la friísima noche apareció un partido muy intenso, bonito y, por momento, brillante.

Llegaba el Alavés para enfrentarse a Osasuna en una situación intermedia en la tabla y pareja entre ambas escuadras. A pesar de ello, con la permanencia de ambos equipos aún en liza, el partido de hoy se convertía en una importante cita.

Entraron al partido mejor los de Vitoria. En el minuto 11 Sergio Herrera metía una mano salvadora ente el remate de cabeza de Guridi. Antes de eso se habían encendido las alarmas ante un enganchón en la rodilla de Kike Barja.

El futbolista regresó momentáneamente al campo, pero minutos después tuvo que retirarse del campo por esta lesión. El mago Moi Gómez los sustituyó en el terreno de juego.

Las ocasiones eran para los gloriosos. Gorosabel, pasado el cuarto de hora de juego, se encontró dentro del área con un caramelito de Luis Rioja que no pudo terminar de rematar.

En el 21 se producía la segunda sustitución por lesión en el duelo. Abqar era el jugador que terminaba teniendo que sentarse en el campo. El central se había chocado previamente con Budimir y esto le había ocasionado molestias en el costado.

Osasuna dispuso de la más clara de este primer tercio de encuentro en un saque de córner que David García peinó y que a punto estuvo de coger puerta delante de Samu.

La respuesta de los babazorros no tardó en llegar y poco faltó para que Samu aprovechara un error del propio David García en el centro del campo que tuvo que desbaratar, cuando el delantero ya estaba dentro del área, el ex jugador de la UD Logroñés Jorge Herrando.

Y después Areso la puso y Budumir avisó.  Cuando nadie creía que el goleador de Osasuna llegaría a ese balón, dejó la pelota dormida en el área delante de la defensa visitante que, aunque nerviosa, logró despejar el balón.

El croata había mostrado que se podía y los de Pamplona se lo creyeron. Desde ahí hasta el descanso el dominio fue navarro. Oroz en el 39  burló a su par, se la colocó, buscó y a punto estuvo de colocar el balón dentro de la red, pero Antonio Sivera lo evitó con una gran intervención.

En el 44 Budimir se marcó una delicatessen, una “pechadinha” cruzada impulsando con el pectoral un balón colgado en el área por Areso desde banda derecha.

Pero la última de esta primera parte fue de nuevo de Samu Omorodion que rozó lo justo un centro envenenado para enviarlo al poste en la última de una vibrante primera parte.

Comenzó la segunda parte con el equipo visitante metiendo mayor carga ofensiva. Kike García y Carlos Vicente se incorporaban al juego en sustitución de

En el 50 dispusieron los del glorieso de una buena ocasión, con un duro disparo de Luis Rioja, tras una buena jugada de Carlos Vicente, que atajó de nuevo el guardameta de Miranda de Ebro

En el 67 llegó la tercera lesión, la del central de los de Pamplona que cedió su sitio en el campo y el brazalete de capitán a Unai García.

Aimar, Rubén García, Sivera; Luis Rioja, Samu Omoradion y Sergio Herrera. Seis protagonistas con ocasiones en menos de 20 segundos en ambas áreas. ¿Fútbol del norte? ¡Qué bonito!

Se fue Samu en el 74 y entro Giuliano Simeone. Y por fin Budimir rompió el empate con un disparo lejano y cruzado tras controlar fuera del área un balón que desde la otra banda le había servido.

El croata, ahora enmascarado, había vuelto a marcar y salvar a los suyos. Arrasate decidió darle descanso a él y a Rubén García e incorporar en el verde a Raúl García de Haro y Pablo Ibáñez

Y atrás Jorge Herrando seguía a lo suyo, mostrando sus grandes habilidades en la zaga que bien le han servido para quitarle el puesto a un defensa consagrado en Primera, Catena.

Pero, qué mala suerte del chaval, el jugador tenía que salir instantáneamente del campo en el 85 tras sufrir un percance en el área en el que se lo doblaba la rodilla. Sin cambios, el central canterano tuvo que regresar al campo para no dejar a su equipo con uno menos. Aguantó.

Y con emoción e intensidad hasta el final, Osasuna se llevó el encuentro ante un Deportivo Alavés peleón y luchador que sigue haciendolo muy bien esta campaña y mistrando muchos méritos de equipo de Primera.

También podría gustarte