Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Navajún repoblará los montes de Alcarama y Aguas Podridas

La actuación será financiada al 100% por fondos del Componente 4 de los fondos Next Generation del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia e incluye la plantación de más de 200.000 árboles y arbustos autóctonos

El Consejo de Gobierno de La Rioja ha dado cuenta del proyecto de Repoblación Forestal en el Monte de Utilidad Pública MUP nº 149 “Alcarama y Aguas Podridas” del término municipal de Navajún, al que se destinará un millón de euros en tres años y que será financiado a través de los fondos Next Generation en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

El consejero de Sostenibilidad, Transición Ecológica y Portavocía, Álex Dorado Nájera, ha explicado este proyecto que comprende varios montes del término de Navajún, desde las inmediaciones del núcleo de población y aguas abajo, hasta la muga con Aguilar del Río Alhama, como las sierras de Las Cabezas y Atalaya Vieja, así como en vertientes del Barranco de la Nava y otros. Se trata de una reforestación y restauración hidrológica de estos terrenos forestales, habida cuenta de la deforestación y preocupante erosión que les afectan, con el fin de restituir los valores naturales y paisajísticos que atesoran, ya que pertenecen a la Zona de Especial Conservación de Interés Comunitario “Sierra de Alcarama y Valle del Alhama” de la Red Natura 2000 y se encuentran en la Reserva de la Biosfera de La Rioja.

Los objetivos del proyecto son restaurar la cubierta vegetal y su capacidad protectora frente a la erosión; revertir el deterioro paisajístico; fomentar de la biodiversidad, especialmente las especies arbóreas y arbustivas y los bosques de ribera para salvaguardar los recursos hídricos, además de la presencia de anfibios; y promover la captación de CO2 mediante la absorción de gases de efecto invernadero a través de los árboles para mitigar el cambio climático. Además, se va a poner en marcha una prueba piloto de erradicación de especies exóticas invasoras que dañan la biodiversidad, como el ailanto (Ailanthus altissima) y poner en valor los manantiales naturales de aguas sulfurosas que dan nombre al monte.

Más de 200.000 nuevos árboles en una intervención en 213 hectáreas

El presupuesto base de licitación es de 983.042,48 euros, un importe que se irá invirtiendo de forma plurianualizada hasta 2026, ya que se prevé un plazo de 34 meses para su ejecución. En 2023, serán 390.738,30 euros; en 2024, se consignan 412.284,05 euros; en 2025, 85.050,82 euros y, en 2026, se invertirán los 94.969,31 euros restantes. Los trabajos afectarán a una superficie de 213,8 hectáreas en las que se plantarán más de 200.000 árboles y plantas arbustivas de diversas especies autóctonas.

La actuación será financiada al 100% por fondos del Componente 4 de los fondos Next Generation, del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que está dirigido a la conservación y restauración de ecosistemas y su biodiversidad. Concretamente a la gestión forestal sostenible orientada a contribuir a objetivos climáticos.

Antecedentes

Esta comarca cuenta con repoblaciones de mediados del siglo pasado y actuaciones más recientes de 2007 a 2009 en terrenos colindantes a estos con resultados favorables y con elevado porcentaje de arraigo de la vegetación y notables tasas de crecimiento. La zona en la que ahora se interviene ha sufrido graves problemas de erosión, debido a la ausencia de una cubierta vegetal suficientemente protectora y a la degradación sufrida por la vegetación por el cultivo de ciertas zonas, el sobrepastoreo o las quemas reiteradas en épocas pasadas, entre otras causas. Todo ello ha comprometido la posibilidad de que se produzca una progresión natural rápida de la vegetación, que se recupera favorable pero muy lentamente.

Propuesta de repoblación

Por esta razón, se propone continuar con los trabajos de repoblación en los terrenos aledaños, bajo los mismos objetivos de restaurar la cubierta vegetal y su capacidad protectora frente a la erosión, revertir el deterioro paisajístico embelleciendo las cuencas visuales de la comarca. En cuanto al fomento de la biodiversidad y de los recursos faunísticos, la actuación creará biotopos más complejos y diversos para la flora y la fauna del lugar y repercutirá positivamente en los recursos cinegéticos de la zona. El potencial uso ganadero también se verá favorecido a medio-largo plazo, por la mejor regulación de los recursos hídricos y porque las superficies restauradas ofrecen pastaderos leñosos más frescos y diversos para el verano.

También se propone la plantación de vegetación natural de ribera de ciertos márgenes del barranco de La Nava, para contribuir a la paulatina restauración de su corredor fluvial. Así como la creación de accesos rodados adecuados para poder intervenir, hacer viable el aprovechamiento forestal y poderlo defender.
Este proyecto se diferencia también por las obras complementarias que supondrán el desmantelamiento de antiguos cierres ganaderos de repoblaciones anteriores, un ensayo para la erradicación del ailanto (Ailanthus altissima), especies exótica invasora que causa problemas en el ecosistema, la adecuación ambiental de una balsa para la fauna silvestre y anfibios, y la restauración de trochas altamente erosionadas.
Por último, el desarrollo y restauración de los hábitats forestales arbolados mejorarán la resiliencia al cambio climático de esta zona, incrementando su capacidad como sumideros de carbono.

Especies para suelos calcáreo y clima mediterráneo

Las especies que se ha previsto utilizar son las adecuadas para el tipo de suelo el clima de influencia mediterránea que se da en esta zona que está ocupada en su práctica totalidad por terrenos forestales con una proporción equilibrada entre matorrales y pastizales de la montaña caliza mediterránea. En su evolución natural tiende a un bosque denso de encinas o carrascas (Quercus rotundifolia), que en ocasiones puede albergar otras especies arbóreas como enebros y quejigos, y que posee un sotobosque arbustivo no muy denso de arbustos esclerófilos tipo coscoja, aladierna y espino negro.

La repoblación forestal con un fin protector en los suelos más degradados, se basará en pino piñonero (Pinus pinea) y sobre todo en pino carrasco mediterráneo (Pinus halepensis), también la encina (Quercus rotundifolia) o el quejigo (Quercus faginea).

El tramo de cuenca vertiente del río Alhama al que pertenece la zona de estudio le corresponde una vegetación potencial de alameda mediterránea sin tamarices, con predominio de álamos (Populus alba), acompañados de chopo (Populus nigra), sauce blanco (Salix alba) y salciñas o sauceda arbustiva (Salix purpurea, Salix eleagnos, Salix fragilis).

El estado de degradación de los suelos a repoblar hace muy comprometida una repoblación generalizada con encina, de manera que será preciso aplicar un proceso de progresión escalonado, mediante la reforestación inicial mayoritaria con pinos (Pinus halepensis, Pinus nigra y/o Pinus pinaster), acompañados en diversa proporción, según la calidad de la ubicación, de Quercus rotundifolia, Quercus faginea y otras frondosas o coníferas arbóreas o arbustivas adecuadas.

El acceso a la repoblación quedará prohibido a cualquier ganadería doméstica hasta que se consolide el repoblado.

El Ayuntamiento de Navajún solicitó la catalogación e inclusión en el Monte de Utilidad Pública Nº 149 de las parcelas propiedad del ayuntamiento, poniéndolas así mismo a disposición de la Dirección General de Biodiversidad para su repoblación forestal.

También podría gustarte