Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Lucha y vence la UD Logroñés tras cuatro meses sin hacerlo

Regresaba Sergio Rodríguez al banquillo de la UD Logroñés. Dos entrenadores después y tras más de cuatro meses sin ganar, un soplo de aire fresco y confianza volvía a sobrevolar Las Gaunas en un partido de la UD Logroñés.

Sin embargo, los primeros minutos volvieron a hacer desconfiar a una afición que veía lo mismo de siempre, lo de siempre. Sin soluciones, sin llegadas, sin gol. Lo de siempre.

Las ocasiones tardaron en producirse. Hubo que esperar hasta el minuto 19, cuando Clau Mendes cruzaba en exceso el esférico que se perdía cerca de la base del segundo palo. Era la más clara, el primer aviso de un partido que se hallaba dormido y que con la carrera de Doncel, lanzándose sobre la meta defendida por Valencia, despertó.

Aitor Arregui aprovechó una jugada a balón parado en el 25 para marcar el primero de la tarde. El central remataba abajo y con el pie el esférico para adelantar a los locales

En el 33, desde la corona del área, Jaime Sierra empalaba una gran asistencia de Iñaki y la depositaba dentro de la red. Era el 2-0 y el frío se transformaba en fiesta en la grada.

El filial de Osasuna, muy espeso a pesar de esta protagonizando una buena temporada, se encontraba sin respuestas ante una UD Logroñés arrolladora y con gol.

Los blanquirrojos lo intentaban todo henchidos en moral. Otro vez Docell ponía y Clau Mendes la bombeaba buscando un ángulo imposible en una jugada preciosista que nació de las botas de Iñaki.

Cuando todo parecía sonreír a los locales, Eneko Aguilar, a uno del descanso, a punto estuvo de lograr recortar diferencias, pero su balón se estrelló en el larguero. Tras este golpe de realidad, vendría otro de Barbero que cruzaba el disparo en exceso mostrando a los riojanos que los pamplonicas no iban a ser un rival fácil.

Regresaron fuertes los rojillos del túnel de vestuarios y a punto estuvieron de sorprender a Doncel que sacó, con un manotazo; un balón que mansamente, pero nuy malintencionado, se dirigía al interior de la red.

De hecho, volvía a repetirse la tónica de todos los partidos en los que a los logroñeses les ve muy espesos tras el paso de vestuarios y después de vivir buenas primeras partes. A pesar de todo, esta vez era muy diferente ya que en esta ocasión se encontraban dos goles por delante.

Daza aprovechaba cada ocasión para robarle segundos al cronómetro, mientras Osasuna Promesas iba perdiendo fuelle y confianza  tras las buenas llegadas de los primeros minutos del segundo tiempo.

Al final, aunque los de Tajonar superaron las estadísticas de los riojanos en lo que a disparos se refiere, la victoria por goles, que es lo que realmente vale, cayó del lado logroñés. Cuatro meses después, justo el fin de semana antes de jugarse el derbi ante el CD Calahorra en La Planilla, luchó y venció la UD Logroñés.

 

También podría gustarte