Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Limones salva a un CD Calahorra que fue ganando hasta el 88

El portero Limones, que hoy jugaba su primer partido completo con el CD Calahorra, ha salvado a un equipo rojillo que fue ganando hasta el minuto 88 en el que el árbitro indicó penalti en contra de los locales.

El penalti sobre Canario fue lanzado por el propio jugador que no perdonó desde los once metros, aunque Limones a punto estuvo de detenerlo. Y desde ese momento hasta la conclusión de un encuentro en el que el árbitro añadió seis minutos, todo cambió.

Apretó de forma incesante el equipo Balear. Kaxe primero, con un mano a mano con Limones; Dioni después, tras una asistencia de Canario en el interior de la pequeña, estuvieron a punto de echar por tierra todo el esfuerzo de los riojanos en los 88 minutos previos. Pero apareció para consagrarse como héroe local el guardameta Limones, un grandísimo guardameta que hoy ha protagonizado una exhibición de paradas y ha dado muestras de lo que en Calahorra pueden esperar de él.

Hasta el minuto 88 el encuentro había estado muy igualado. Mientras, los de Juan García volvieron a desplegar el juego alegre, abierto y bonito que cada fin de semana demuestran en La Planilla; los de Jordi Roger, mejor situados en la clasificación, no llegaba a romper el partido y a hacerse con las riendas del mismo.

De hecho fueron los locales los que se adelantaron en el marcador con un gol de cabeza de Baselga al poco de volver del túnel de vestuarios, un gol que el jugador celebró colocándose la mano en la frente a modo de saludo militar.

No se amedrentaron los baleares y Pastrana protagonizó un disparo a puerta que se estrelló en el poste. Lo volvió a probar Pastrana, lo intentó también Miguelete, pero el CD Calahorra creyó en sus posibilidades de victoria y volvió a hacerse con las riendas del encuentro.

Los rojillos tuvieron varias ocasiones para ampliar la diferencia en el marcador y tal vez de cerrar el encuentro. Las más claras, la que terminó con un disparo de Vidorreta, que se marchó por alto, y un barullo en el área que no terminó de rematar ningún jugador local y que murió, tras varios rechaces y muchas dudas, en los guantes de Lucas.

Tras ello el partido se volvió muy bronco y el Atlético Baleares le impregnó una marcha más al encuentro. Kaxe y Fornies buscaron puerta sin acierto. Los visitantes lo intentaban con todo menos con acierto y el tiempo se les terminaba. Hasta que llegó el 88 y todo cambió.

Entraron incluso Edu Luna y Joan Rojas al campo intentando contener al Atlético Baleares con línea defensiva de cinco mientras se retiraban Marcos Baselga y Pablo Santana.

Pero solo Limones, una y otra vez, lograba parar al equipo visitante. Los ocho minutos restantes sobre el césped de La Planilla se hicieron eternos. El árbitro pitó y los locales salvaron un punto en un partido que fueron ganando. El público comenzó a desfilar helado hacia las puertas de salida. Sin más, nada más. En silencio

La próxima semana los rojillos, en los puestos de cola de la clasificación, buscarán pescar dirigidos por el bueno de Juan García algo positivo en Alcoy. Ojalá así sea.

También podría gustarte