Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

EL RINCÓN DEL SENTIMIENTO: “Desde lo alto de la general” (Por José María Rojas Pérez)

¡Y vaya que si ha despertado! Ayudó y mucho la frase de Diego Martínez, ya convertida en leyenda: “Cuando Las Gaunas juega, Las Gaunas gana”. Y es que el técnico logroñés ha sabido levantar al aficionado. Primero esa frase y, tras la derrota en Marbella, pidiendo al socio que ayudara llevando gente al campo.

Antes de eso la ciudad ya latía y vaya si lo hacía. Los bares se quedaron pequeños para ver por televisión la ida de la final. Camisetas blanquirrojas por cualquier terraza de la ciudad y ese nerviosismo de saber lo que te estás jugando.

El partido acabó en la dama de noche y comienza el nuestro, el de todos, para el que nos ha convocado el míster y en el que llevamos pensando meses. Nervios, ilusión y ganas de domingo.

Las cifras van saltando desde el lunes a miles hasta llegar al lleno. En un partido de la cuarta división. Y es que los más optimistas hablaban de superar los 10.000 y, los más cautos, de rondar los 9.000.

El partido comienza cuando te levantes y te enfundes tu blanquirroja. Es un domingo de final, de ascenso y de empujar al equipo. Desde la fan zone al corteo y de ahí al campo.

Ayudó y mucho la frase de Diego Martínez, ya convertida en leyenda: “Cuando Las Gaunas juega, Las Gaunas gana”.

Serán las 18:00 del domingo y no habrá vuelta atrás. Nos dejaremos todo desde la grada y los jugadores en el campo. Será el azar quien dicte sentencia. ¿Volveremos a la categoría que, como mínimo, merecemos o pasaremos otro año en el infierno?

Antes de saber el resultado, yo creo que ya hemos ganado. Ha ganado el club recibiendo un respaldo del “no hay billetes” y el cartel de equipo referente, esté en la categoría que esté; gana el aficionado viviendo una fiesta del futbol de verdad, de las de campo lleno y partido grande,  y ganas tú, que has sido parte de esto, que has puesto tu grano de arena y que pase lo que pase debes irte orgulloso a casa el domingo por la noche o, ojalá, el lunes de madrugada.

“No sé por qué estás tan nervioso; total, es solo un partido de futbol».

También podría gustarte