Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

El Grafometal La Rioja pone la directa en los últimos quince para doblegar 32-19 al Unizar Dominicos

 El Grafometal La Rioja jugaba ayer su onceava batalla -tiene un partido menos- hacia el ascenso frente al Unizar Dominicos. Esta, se saldó con una nueva victoria. Es verdad que el equipo, a mi parecer, brilló más en el resultado (32-19) que en lo que es en el juego y en las sensaciones. Si bien, lo más importante era sumar dos en un partido que no iba a ser fácil, como lo evidenció la primera mitad y parte de la segunda, pues las mañas llegaban a tan solo cuatro puntos de las riojanas. Por tanto, como reflexión diremos que hay partidos como el de ayer donde el equipo gana por tablas, por su mayor experiencia y por, aún sin estar a su mejor nivel, mayor calidad, sin ninguna duda indudable. En esta línea, el conjunto riojano consigue victorias por dinámica, como resultado y tendencia de ser un equipo muy superior a otros. “¡Bienvenido sea!” dirán muchos, no hacer tu mejor juego y ganar de trece: por supuesto, cuántos querrían, pero cuidado, puede ser también un arma de doble filo; puede que haya partidos contra rivales de mayor entidad en lo que ese “son mejores” que comentamos no te sirva. No por ello no debemos dejar de decir que en el partido se vieron cosas muy buenas: una portería que rayó a gran nivel, una defensa que en sus más altas prestaciones es la que comienza a ganar los partidos y un equipo que no pierde las ganas de ganar y que se nota que tiene bastante mentalizado y concienciado el objetivo. Todas estas, buenas noticias que saben mucho mejor si tenemos en cuenta que tanto Pereda como Zarautz perdieron ayer.

Desmenuzando un poco más a fondo el partido diremos que este acabó mejor de lo que comenzó, a diferencia del encuentro anterior, donde fue al revés. Quizás ese sea el mayor reto de las de Manu Etayo, mantener la mejor versión tanto en los comienzos como en los finales. No es que peligrara el marcador, pues las riojanas estuvieron por delante durante toda la primera mitad, pero las rentas, además de no ser muy grandes (6-4; min 13.), evidenciaban que el margen de mejora era bastante grande. Una mejoría que comenzó, como hemos dicho anteriormente, desde atrás, desde la defensa, en donde jugadoras como Carla Rivas robaron varios balones en su salida al par, haciéndolo, como si de una calcomanía de jugada se tratara, en tres ocasiones prácticamente seguidas. La gallega se fue, además, con siete goles, siendo a los puntos, si de un combate de boxeo fuera, la ganadora. También, los balones divididos “made in Taty” que la leonesa conseguía después de lanzarse al suelo como si el balón de juego hubiera cambiado por el gordo de la lotería. Acciones estas que, aunque no tienen la transcendencia visual o mediática que pueda tener un gol, son casi igual de importantes, pues consiguen generar una intensidad que se palpa en el ambiente y que, a su vez, contagia al equipo. De esta forma, las sportianas conseguían poco a poco distanciarse en el marcador para poner la máxima de seis goles (16-10) a falta de dos minutos para el cierre del primer acto, y que, un último gol del Dominicos mandaba a las jugadoras al vestuario con una renta favorable que había que consolidar y, si era posible, como fue, aumentarla (16-11).

En la segunda mitad las riojanas abrieron brecha, la misma que, en parte, era propiciada por los propias errores de las mañas. A pesar de ello, las visitantes no bajaban los brazos colocándose a cuatro goles (20-16) tras los quince de la reanudación, momento en el que Manu Etayo solicitó tiempo muerto. El mismo que, y como situación positiva del partido, mejoró el juego, y es que, las sportianas realizaban probablemente su mejor acción coral tras dicho parón; circunstancia que constata que las jugadores responden y tienen claro lo que su entrenador propone. Así, y con esa mejoría, las locales podían correr y salir a la contra, consiguiendo goles “fáciles” de una Masha que estamos dudando que hace siete meses se rompiera el tendón de Aquiles; ¡increíble el saber estar de la ucraniana!, y con una Valentina que, como hemos dicho en crónicas anteriores, cada día que pasa se le ve más suelta y aportando muchas cosas al equipo. La argentina realizó ayer un gran partido con cuatro goles, si bien, también nos quedamos con el trabajo que siempre realiza para seguir mejorando y conseguir resultados. No pasa desapercibido. Además, la brasileña Dani, que llegaba tras molestias físicas, también realizó un buen partido si tenemos en cuenta esas limitaciones. Con todo, las locales encarrilaban definitivamente el encuentro con parciales y diferencias holgadas que tuvieron hasta nueve minutos a las visitantes sin poder marcar, consiguiendo tan solo un tanto, y al final, desde el 25-18 del minuto 21.

Un partido que, de esta forma, se cerraba con una nueva victoria, contundente (32-19), y que tuvo un poco de todo en cuanto que me atrevo a decir que es un resultado algo engañoso, y que, la diferencia en el marcador no refleja exactamente lo visto en el terreno de juego, en donde las visitantes estuvieron en el partido hasta el ecuador de la segunda mitad. Lo más importante, los dos puntos, y el ver como jugadoras menos habituales tuvieron minutos y aportaron, así como que, las que han reaparecido por lesión, como el caso de la valenciana Fanny, realizaron un gran partido para seguir cogiendo sensaciones en una liga que no para y que llevará a las riojanas a Castro Urdiales el sábado 14. ¡Os lo seguiremos contando!

GRAFOMETAL LA RIOJA: Sonora Solano, Elena Navarro (porteras); Dani (3), Valentina (4), Masha (6), Paula García (1), Maite Rodríguez (1), Fanny Monrós (3), Taty Lozano (3), Carla Rivas (7), Silvia Ederra (4), Lucía Carrascón, Carla Sánchez, Lucía Ladrera, Alba Ibáñez.

UNIZAR DOMINICOS: María Luz Bernal, Marta Chiva (porteras); Sofía Rodrigo (1), Sandra Salvador (1), María Torres (3), Rebeca Torres (5), Miriam Hernández (3), Elena Garcés (1), Andrea María Loscos (5), Nerea Remírez, Noemí Giménez, Mar Pérez-Bustamente, Alba Gil Pascual, Cristina Beiztegui, Claudia Garcés.

También podría gustarte