Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

El descenso del EDF se queda sin padrinos; pero con muchas decepciones

Las jugadoras señaladas se sienten decepcionadas y niegan la falta de compromiso

Que a perro flaco todo son pulgas, no es ninguna novedad. Lo que ya sorprende bastante más es que ese perro flaco sea ahora el EDF Logroño.

Un club al que se le suponía ejemplar, un club que había tratado extraordinariamente bien a sus jugadoras; unas jugadoras que se habían dejado el alma por defender el fútbol femenino y por defender el escudo de su club.

Sin embargo, la consumación del descenso parece haberlo cambiado todo y, de pronto, de la noche a la mañana, el entrenador del equipo referente femenino riojano realizaba unas duras declaraciones en el programa Campeones de La7 TV, en contra de las jugadoras de su plantilla.

“Ha sido un vestuario complicado y yo se lo ha transmitido a ellas. Más que un equipo he visto… la palabra equipo lleva consigo muchos adjetivos que creo que no los tenga este grupo de personas”. Moncayo manifestó entonces que la culpa de todo esto fue que el cuerpo técnico no fue muy bien aceptado después de las destitución del primer entrenador “y eso ha pesado aunque conseguimos dos victorias; pero bueno… hemos luchado contra eso y yo duermo muy tranquilo siempre”.

Moncayo concluyo entonces aseverando que creía haber hecho su labor “aunque me gustaría haber salvado el equipo, aunque, a veces, todas las cosas en el futuro dependen de uno mismo”

Pero ahí no terminó la historia. Días después las palabras del míster fueron corroboraras por el presidente del club, Iván Antoñanzas, y el director deportivo de la entidad.

El presidente del club afirmó que se había vivido una situación muy complicada tras la destitución del equipo técnico anterior y “habiendo ocho o diez jugadoras que tenían mucho feeling con el anterior cuerpo técnico, lo que pensamos todo el mundo y todo el mundo que lo ha visto es que esas ocho o diez jugadoras no han querido ayudar al equipo a sacar el objetivo adelante lo que hace muy difícil para el entrenador intentar unir a un grupo que no está unido”.

“Ellos tienen responsabilidad por no saber unir el grupo, el anterior cuerpo técnico tiene responsabilidad también, el club tiene responsabilidad… pero mucho porcentaje de culpa en esos resultados, tanto como lo tiene en lo bueno, es culpa de las jugadoras. Si las jugadoras no quieren está claro que es imposible”.

Por su parte, Fernando Martínez, el director deportivo, manifestó durante la tertulia de campeones que eso procedía “incluso de antes de la destitución de Gerardo García León”.

“Teníamos muy buenas jugadoras, pero hemos tenido un pésimo equipo y no nos tenemos que olvidar que el fútbol es un conjunto de jugadoras y jugadores que, si no van en el mismo sentido, hay complicaciones”, apuntó.

Señala el director deportivo que ha habido jugadoras que no han sabido cumplir su rol. “ser profesional no es tener una buena nómina y llevar un escudo en la manga”, pronunció.

Pues sí, con el descenso consumado, de repente, nos contaban que había jugadoras que se habían bajado del carro mucho antes de acabar la temporada. Según se afirmaba ahora, en la temporada histórica de la Supercopa y de la final de la Copa SM La Reina, alguna jugadora no había estado lo suficientemente comprometida con la entidad durante la temporada ¿Le habían hecho la cama al entrenador?, ¿ocho o diez?, ¿tantas?, ¿de verdad?, ¿por qué?

En ActualidadRiojaBaja hemos seguido la temporada del EDF Logroño al completo y no hemos tenido esa sensación. Por contra, creemos que el descenso del Escuelas de Fútbol de Logroño comenzó a fraguarse desde el mismo momento en el que se conoció el calendario liguero, algo que ya advertimos en aquel momento. Y es que sí, el calendario da y quita títulos y dificulta o mejora las opciones ante una permanencia.

De la misma manera que creemos que comenzar una cargada temporada con un calendario tan apretado, disputando una prórroga, lastra en demasía el físico del equipo. Tanto que tras ese partido el oxígeno empieza a faltar en el minuto 60 en el resto de los encuentros. Y sí, también pasó.

Nunca se escuchó que EDF Logroño no fuera un gran equipo durante las dos primeras temporadas en Liga Iberdrola. Tampoco antes y parte de esas jugadoras que han sentido ese escudo durante mucho tiempo son algunas de las ahora señaladas. ¿Puede ser real?, ¿es justo?, ¿se lo merecen?, ¿qué motivo hay en ello?, ¿a qué achaca el cuerpo técnico, de ser verdad, esa desconexión con el club?, ¿puede ser la salida de un entrenador que no estaba cuando sí estaban unidas realmente el motivo?

Las jugadoras no son capaces de dar respuesta a qué motivos que originaron este descenso, aunque insisten en recalcar que «todas las jugadoras han intentado dar lo que podían siempre». Reconocen, sin embargo, que dejaron escapar puntos en partidos claves y el resto de equipos aprovecharon mejor sus oportunidades. «Se trataba de sumar de tres en tres y nosotros no lo hicimos».

Tampoco niegan que la recta final de la temporada ha sido muy dura. «Los últimos meses han sido duros y la motivación, sin estar descendidas matemáticamente, brillaba por su ausencia», nos cuentan.

También hemos hablado con alguna de las jugadoras señaladas sobre lo denunciado. Según nos relatan, «al producirse el cambio de entrenador, el vestuario se volcó con el objetivo principal de la permanencia, los dos primeros partidos se ganaron y no hubo problema. Cuando no acompañaron los resultados y el calendario iba avanzando peligrando la permanencia, se empezó a enrarecer todo mezclándose temas extradeportivos con deportivos».

«Muchas declaraciones han dejado entrever que gran parte del equipo no hemos luchado por permanecer en la Liga Iberdrola. ¿Qué tipo de razón podríamos tener para no hacerlo cuando, tanto personal como profesionalmente, somos las primeras interesadas en seguir en una liga que está en su mejor momento? Siempre que nos han dado la oportunidad de jugar lo hemos intentado todo», indican.

También se defienden recordando que «como se comenta en algunas declaraciones, el descenso se queda en el currículum de todo el conjunto y eso nadie lo quiere» mientras subrayan que «una vez que ocurre, todos con su parte de responsabilidad: directiva, cuerpo técnico y jugadoras, deben hacer autocrítica y pensar en los errores cometidos. De nada sirve culpabilizar a la última parte del eslabón y a la que menos puede opinar y decidir».

Por supuesto, las acusaciones vertidas por el entrenador, el presidente y el director deportivo han molestado a las jugadoras señaladas que se sienten «dolidas y decepcionadas por unas declaraciones y actitudes inoportunas e injustas por parte de directiva y cuerpo técnico». A pesar de ello, aseveran encontrarse “con la conciencia muy tranquila».

También podría gustarte