Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

El Ayuntamiento de Igea anima a entregar las piezas paleontológicas de las que se disponga

El “tronco fósil de Igea” se descubrió y excavó en el año 1985. Inicialmente tenía 11m de longitud y pertenece a la especie Dadoxylon riojense. El descubrimiento supuesto la catalogación de una nueva especie de conífera emparentada con las actuales Araucarias.

Recién descubierto, el tronco sufrió numerosos expolios. Consecuencia de ello el tronco perdió varios metros de longitud.

La pasada semana, tras una entrevista radiofónica de la guía del Centro Mª Pilar García, se devolvió una pieza del fósil de forma anónima.

Esta no fue la única, a principios de esta semana ha ocurrido algo similar y se ha devuelto un nuevo trozo.

«No hay mejor lugar para albergar piezas que conforman el pasado de nuestro planeta que en un centro donde estará bien custodiado, se podrá estudiar y divulgar el conocimiento que se derive de las mismas» señalan desde el Ayuntamiento de Igea.

De igual manera se han referido a ese importante cambio de mentalidad de la sociedad respecto a los valores culturales y a la necesidad de conservar el patrimonio. Esta actitud constituye una seña de identidad y favorece la cohesión del interés general.

«Nos hemos dado cuenta, como sociedad, de su importancia desde el punto de vista de beneficios sociales, turísticos. Lógicamente, esta mentalidad actual no es la misma que disponíamos, por ejemplo, en los años ochenta del pasado siglo cuando ocurrió el expolio del Tronco Fósil de Igea», apuntan

Desde el consistorio también han querido subrayar «una vez más la importancia y necesidad de los medios de comunicación, elementos esenciales para la difusión de valores cívicos en nuestro tiempo».

También podría gustarte