Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

CRÓNICA: Goles son amores (El Zamora- UD Logroñés de Ángel Sedano)

El camino hacía el éxito en este juego llamado fútbol es fácil, parece fácil. Tan solo tiene tres letras: GOL. Lo fácil que suena y lo difícil que resulta hacerlos.

Guarrotxena, tres veces, e Iñaki desataron a una UD Logroñés pragmática, una UD Logroñés de tener el balón y conducirlo para hacer daño al rival. Y, sobre todo, de no conceder y ser más listo que el rival.

En el minuto uno el Zamora achucho. Quiso mover el árbol y un par de centros mal defendidos, mal achicados, parecían hacer augurar un partido donde habría que sufrir. Por suerte sólo fue un espejismo. Un minuto, un primer minuto; sólo eso.

La UD Logroñés se desperezó, empezó a mandar con el balón controlado aprovechando los huecos que dejaba el Zamora entre sus líneas. Hizo daño, mucho, Dubasin. Iñaki se internaba desde el perfil izquierdo, Alfaro desde el derecho. Poco a poco iban poniendo en peligro al cuadro visitante.

Iñaki, el bendito Iñaki, a jugada de un desatado Dubasin; controlaba un balón dentro del área y se sacaba un disparo seco, raso y cruzado que se convertía en gol, el cero a uno, en el minuto veinte. Música para los méritos contraídos en esos primeros veinte minutos mandones del cuadro visitante.

La UD Logroñés utilizaba sus armas, su criterio, para atenazar a un rival desbordado y, cuando no se había cumplido la media hora de partido, apareció un imperial Guarrotxena con ese don para ser el más listo de la clase y colocar el cero a dos en el marcador.

El remate previo y el posterior rechace del portero entre los centrales locales lo dice todo. Este equipo concede poco y aprovecha cualquier ocasión para morder y eso, en una categoría tan pareja como está es un hándicap y te confiere una ventaja brutal.

Se jugaba a placer, con esa ventaja que te da ir por delante en el marcador, y poco a poco pasaban los minutos hasta alcanzar un descanso al que se llegó sin agobios. Y es que los goles, los malditos o benditos goles, son el juez de este juego y la UD Logroñés lo puso en práctica en este primer tiempo.

Que esta nueva UD Logroñés tiene muchos matices se demostraba en el comienzo de este segundo tiempo. A lo ya demostrado por Iñaki, Dubasin, Guarrotxena y Alfaro; se le sumaba Serantes con una gran mano, con una parada primordial en el minuto cuarenta y seis, que aplacaba la salida del Zamora y no le daba opción a soñar en una remontada.

Y como esto es fútbol y goles son amores, Alfaro conduce a la perfección, mira la llegada de sus compañeros desde su perfil derecho y centra a la media luna del área donde Guarrotxena empalma el balón viniendo desde atrás para subir el cero a tres al marcador. La celebración conjunta, la piña de un equipo nuevo en esa celebración, define la sintonía.

Sin hacer mucho ruido; con trabajo, con ilusión y goles; el partido estaba encarrilado en el minuto cuarenta y ocho. El Zamora estaba desdibujado, cariacontecido; pero esto no ocasionó que se vinieran abajo ni evitó que siguieran buscaron sus ocasiones.

Dieguito quería sorprender a Serantes; pero no había manera de meter mano a esta UD Logroñés práctica, pragmática, que sabía lo que hacer en cada área.

Mere Hermoso cambió sus fichas en el sesenta y seis. Dubasin y Alfaro dejaban su sitio a Siddiki y Galán sin variar casi nada el dibujo táctico del equipo.

La UD Logroñés iba un poco a lo suyo: concentración y sobre todo Guarrotxena encarando y rematando entre los tres palos. Y en el sesenta y cuatro su disparo, esta vez elevado buscando la escuadra, suponía su tercer gol en el partido y el cero a cuatro en el Ruta de la Plata.

De ahí al final, Mere movió su banquillo. Salieron Paolo y David Ramos por Tekio y Jesús Rueda, Parejo pasó a ser defensa central, pasó que transcurrían los minutos sin que pasará nada. Y pasó que Guarrotxena falló una ocasión clarísima para hacer su cuarto gol y que Dieguito, esta vez, batió a placer a Serantes poniendo el uno a cuatro en el marcador final. Pasó que todo estaba decidido mucho antes y que los cinco goles logrados por la UD Logroñés le han servido para sumar siete puntos y afianzarse en la zona alta de la tabla.

También podría gustarte