Actualidad Rioja Baja
Medio de comunicación para conocer lo que pasa en nuestra tierra

Chechu Martínez, entrenador del EDF Logroño: “No sólo es ganar los partidos, sino que están dejando un legado importante a nivel de todo”

Chechu Martínez se presenta  como un arnedano casado con Cristina, con la que  tiene dos hijos de nueve y tres años, Diego e Inés. Además, Chechu Martínez es docente y entrenador, labores que siempre ha compaginado. A lo largo de su carrera profesional, Martínez ha sido tanto profesor de entrenadores como entrenador de profesores.

Chechu Martínez es profesor del Instituto de La Laboral y por su formación e inquietudes he impartido además de clases de formación tanto a profesores en temas de liderazgo educativo, nuevas tecnologías, educación física….como a entrenadores en su titulación para ser entrenadores.

Chechu Martínez comenzó su carrera en el CD Calahorra, de la mano de Jaime Arechavaleta (aquel que hizo, como segundo entrenador, del Depor un SúperDepor) y Carlos Ballesta. Chechu Martínez es el actual entrenador del EDF Logroño femenino que juega en primera división.

Chechu rescató al equipo en un complicado momento, tras caer en uno de los peores partidos jugados por las de Logroño y hundidas en la clasificación. Ahora, el equipo se encuentra a un pasito de lograr la permanencia, una permanencia que puede lograr hoy mismo sin, ni siquiera, tener que saltar al campo el domingo (‪a las 16:00‬ horas) ante el Betis.

“No sé dónde comienza mi labor como entrenador y dónde la de profesor, yo  me considero un educador y eso es lo que estoy siendo en el banquillo, intentando aportar mi granito de arena, mi experiencia, mi formación y, con mucho entusiasmo, con muchas ganas y siempre al servicio del club y de las jugadoras intentando acompañarles de la mejor manera. Estamos en unos números buenos y cerquita de la salvación.”

¿Cómo ha sido tu aterrizaje en este mundo del fútbol femenino?

Estoy tremendamente satisfecho ya que el reto se antojaba difícil, era todo contrarreloj; pero estoy muy satisfecho de haber aceptado. Me he  sentido, en todo momento, muy respaldado y con mucha confianza hacia mí, en este proyecto, y la respuesta de club y de las  jugadoras ha sido increíble y me lo ha puesto todo más fácil.

¿Sentiste mucho vértigo cuando te propusieron entrenar al EDF Logroño de la primera división femenina?

Si lo hubiera sentido no lo hubiera aceptado, al revés. Aunque pueda parecer presuntuoso sentí que era la persona adecuada para el momento tan difícil que estaban viviendo y me sentí que podía hacerlo, me sentí con las habilidades y competencias necesarias como para poder adaptarme rápido al fútbol femenino, a la categoría y al momento tan difícil que se vivía.

¿Alguna vez te habías planteado entrenar a chicas?

La verdad es que no me lo había planteado nunca y empezó a sonar desde que dejé de entrenar a la SD Logroñés, en el año 2017, ya que es el primer club que se interesa por mi. Aunque, en ese momento,  no me lo había planteado y no me apetecía entrenar.

Quizás ese fue mi primer contacto con este mundo. Cuando, en ese primer momento, les digo que no, sí que es verdad que, a partir de ahí, ya lo empieza a ver de otra manera y, aunque no veo el momento para hacerlo, me empiezo a interesar y poner al día y empiezo a ver cómo es el mundo del fútbol femenino.

¿Hay mucha diferencia entre el fútbol femenino y masculino?

Las diferencias sí que están ahí, son diferencias sustanciales pero no en lo fundamental, no en lo más significativo. De alguna forma, el deporte es el mismo y las personas son personas a las que hay que sacarles rendimiento y, para ello, hay que trabajar mucho en ese sentido.

Dicen los que entienden de la gestión de grupos y del liderazgo de equipos que, si a las personas con las que trabajas les das lo que necesitan, ellas te devuelven lo que quieres. En ese sentido, como entrenador, he sabido conectar con esos cerebros femeninos y empatizar mucho y creo que he hecho una buena gestión del equipo y de todo el tema personal. Las cabezas, en el momento en el que yo me hice cargo del proyecto, no estaban en las mejores condiciones y, poco a poco, creo que hemos ido puliendo el diamante que llevan cada una dentro.

Pese a las diferencias; que son muy importantes, tanto en el aspecto físico como en el aspecto táctico y organizativo; estas se dan porque hay jugadoras que vienen de culturas muy diferentes ya que , aunque es el mismo deporte para ello utilizan formas diferentes: el planteamiento de las jugadoras africanas en el sentido táctico es muy diferente; incluso las jugadores estadounidenses, en las que el fútbol femenino está muy desarrollado, para nada tiene que ver con los planteamientos que utilizamos  en Europa y en España; lo mismo en Sudamérica, donde también hay muchísima tradición y muchas jugadoras que vienen de allí con modelos distintos. Entonces, juntar y adaptar eso me ha resultado bastante difícil; además, yo no había observado que en los jugadores masculinos de diferentes culturas se dieran estos mismos  matices que he encontrado en el fútbol femenino.

La gente en Logroño está deseando ver fútbol de primera división; está deseando ver espectáculos como el que estamos pudiendo dar nosotras.

Las diferencias de calidad, posiblemente, no sean tan grandes porque sí que todas ellas tienen habilidad y destreza específica y desarrollada la técnica individual y técnica colectiva; lógicamente, cada una con sus  virtudes. Igual este no sería uno de los aspectos que yo más destacaría; aunque sí que, a nivel emocional y psicológico, son jugadoras mucho más sensible, mucho más afectivas, dónde hay que cuidar los detalles y las formas especialmente.

Otra diferencia que he encontrado es que en las chicas veo más nobleza en sus acciones, en lo deportivo y futbolístico; no hay agresividad mal entendida, incluso la que se necesita en el deporte muchas veces no aparece y hay que chinchar un poco; no hay engaños; no hay tonterías hacia quien arbitra; hay mucho respeto. Es un deporte que yo recientemente he descubierto pero que me llega más a mi forma de ver el deporte y la vida.

¿Crees que parte de lo que hace diferente el fútbol femenino del masculino puede provenir de la falta de profesionalidad en el femenino?

Que los jugadores de primera división tengan un contrato mínimo profesional, e incluso los jugadores de segunda división, hace que no tengan que prestar atención al tema económico prácticamente, porque está muy bien pagado y sí que existe una importante diferencia ahí, porque las chicas no gozan de los mismos beneficios.

En el sentido de la palabra de lo que es profesionalidad no encuentro ningún tipo de diferencia; sino, al revés. Incluso las considero a ellas, en parte, deportistas íntegras en lo que yo he conocido. Yo no he entrado en primera división masculina; sólo he entrenado hasta Segunda División B donde los jugadores son profesionales o semiprofesionales económicamente hablando y, aquí, el sentido de la profesionalidad y la ética personal y deportiva está a un grandísimos nivel.

Ojalá puedan firmar el convenio mínimo profesional y mejoren sus condiciones para que puedan disfrutar de su vida deportiva, puesto que todas tienen un plan B y puedan seguir compaginándolo para que el día de mañana tenga todas otro futuro.

Cuándo comparo este tema de profesionalidad, respeto a los árbitros, el deporte más en estado puro… lo comparo con situaciones que veo en los medios de comunicación del fútbol profesional, en ningún caso lo comparo a experiencias que yo he tenido con las que estoy encantado porque, tanto en Segunda B, como en Tercera, como en División de Honor Juvenil, qué son las categorías en las que yo he entrenado, el nivel de compromiso y el nivel de comportamiento de los jugadores que he tenido ha sido ejemplar y también muy destacable.

No sólo es ganar los partidos, sino que están dejando un legado importante a nivel de todo; de lo que tiene que ver con la mujer, la mujer en el deporte, la igualdad…

¿Qué tácticas son más comunes en el deporte femenino? ¿Qué técnicas más idóneas?
No existe diferencia entre el fútbol femenino y el masculino; las diferencias se dan más entre los equipos y su forma y estilos de juego, más ofensivos o más defensivos, o en la predominancia de estilo más combinativo o más de contraataque; todo ello la marca la calidad de cada plantilla.

En ese sentido tenemos el FC Barcelona que; aunque hay diferencias también con el FC Barcelona masculino que conocemos; su idea de ataque combinativo, de juego de toque, de mucha movilidad de los jugadores, la de jugar en campo contrario y presionar… aquí también se ve. A nivel de planteamientos, encima de la mesa, están absolutamente todos; aunque quizá faltarían ese juego que ya no se lleva tanto, más de choque, mas de ataque directo, más de segundas jugadas que igual no se ve tanto aquí porque las jugadoras no tienen ese nivel de agresividad y no están acostumbradas.

Los estilos giran más en torno a cuestiones relativas al juego ofensivo para llegar más rápido o para llegar más despacio encontrando jugadoras libres, y no tanto quitándose el balón encima.

La lógica interna del fútbol es la misma en categoría masculina y femenina y para llegar a ella, los modelos tácticos ofensivos, defensivos, las transiciones… los momentos del juego en definitiva son exactamente iguales y sólo es una cuestión de entrenamiento, experiencia y años jugados e ir puliendo cada uno de ellos.

¿Cómo son los entrenamientos?

Es una gozada trabajar con ellas; aunque sí que el horario no es el mejor porque tengo que compaginarlo con mi labor profesional de profesor y entrenamos ‪a las 15:30‬ en Viana. A pesar del inconveniente de los horarios, sí que tenemos una instalación idónea de la que nos permite disfrutar el Ayuntamiento de Viana, con sus campos de fútbol, con el gimnasio, con la sala polivalente, una sala de spinning, el centro hidrotermal a nuestra disposición… Tengo que destacar que las condiciones de entrenamiento que tenemos son fabulosas y, únicamente, podrían mejorar un poco en el estado del césped porque, al final, jugamos en Las Gaunas, en césped de hierba natural con gran superficie. Por eso, quizás la pega es que no podamos trabajar sobre la misma superficie; pero el resto de condiciones son fabulosas y el nivel de calidad de los entrenamientos es muy alto.

Las sesiones de trabajo, de promedio, son de 90 minutos en campo. Además, siempre tenemos 15 minutos, antes o después, que, si no hay tema de vídeos, solemos dedicarlo a temas de charlas, temas de dinámicas de equipo o de cohesión de equipo o dinámicas más individuales a nivel emocional, charlas con las jugadoras… El único día de descanso de entrenamiento es el martes y trabajamos de lunes a sábado, para competir el domingo, y lo hacemos con un nivel de profesionalidad muy elevado.

En este sentido son deportistas en toda regla de primera división. Prácticamente, para todas ellas, su opción principal es el fútbol. Alguna estudia, otras van a la universidad otras, las menos, trabajan y lo compaginan con algún trabajo por la tarde; pero su nivel de dedicación al entrenamiento, de cuidado personal, ocupa todos los días y el resto del tiempo, también, tienen muchas rutinas de entrenamiento invisible para su tiempo libre que eviten lesiones o mejoren, con actividades compensatorias de tren superior. Tenemos también a su disposición el centro de recuperación del espacio hidrotermal Spa Mercedes y las jugadoras pueden ir allí, en su día de descanso, y disfrutar de unas instalaciones magníficas.

¿Qué sentiste el día del FC Barcelona, con 4700 personas aproximadamente en las gradas, al ver Las Gaunas tan llenas?

Fue una gozada y la pena es no haber podido ser más competitivas y haber estado más cerca del FC Barcelona en el partido, deportivamente hablando; pero sí que fue una fiesta del deporte, del fútbol regional femenino, de reivindicación de la mujer, en un día muy importante donde pudimos contribuir a esa causa común y además, me sentí muy satisfecho porque había muchas mujeres que participaron en la carrera. Además, también acudieron muchos amigos del instituto que me acompañaron ese día y estaban ahí, animando junto a mis familiares. Fue una fiesta y ojalá pudiera ser siempre así siempre.

Aunque también hay que agradecer el respaldo que tenemos todas las semanas porque; incluso este fin de semana en el partido contra el Rayo Vallecano, en plena Semana Santa; tuvimos un ambiente fenomenal y, aunque no llegaron a esas 4700 personas, sí llegaron al millar que nos apoyaron durante los momentos difíciles que tuvimos en el partido y que, con nada que hacíamos, nos animaban y estaban ahí. Todo esto lo estoy saboreando mucho mucho más que en mi época anterior en este campo, entrenando a la SD Logroñés, y me estoy permitiendo el lujo de sentir ese apoyo de la gente y estoy muy satisfecho.

La gente en Logroño está deseando ver fútbol de primera división; está deseando ver espectáculos como el que estamos pudiendo dar nosotras, espectáculos que tienen su valor deportivo; pero que tienen también aportaciones a otro nivel. Es lo que yo les digo a la chicas, que no sólo es ganar los partidos, sino que están dejando un legado importante a nivel de todo; de lo que tiene que ver con la mujer, la mujer en el deporte, la igualdad… pero también en el sentido de lo que es el deporte puro en cuanto a comportamiento, a valores. En ese sentido estoy muy satisfecho también con casi todo y, la verdad, es que la experiencia está siendo buenísima.

De aquí al final de temporada, ¿dónde van a estar las claves para lograr el objetivo de salvar la categoría?

Las claves para salvar la categoría, lógicamente, están en el manejo de los partidos contra los rivales directos. La verdad que nos hubiera gustado ser mucho más competitivas con el Barça o contra el Levante, sí que lo fuimos contra un Athletic Club de Bilbao en un partido en el que, desgraciadamente, en el minuto 92 y con un gol prácticamente en propia puerta no pudimos sumar. Pero el resto de los partidos, contra rivales directos, los hemos sacado adelante.

Hemos estado ahí contra el Madrid CFF, en un partido difícil y que logramos sacarlo a pesar de no haber estado en nuestro mejor momento todavía. En Huelva hicimos un partidazo muy completo; contra otro rival directo que incluso nos llevaba ventaja en la competición pero que conseguimos anular; y el partido ante el Rayo, que fue el partido más completo de la temporada, en el momento adecuado, dónde logramos esos puntos que nos deja muy cerca de la salvación, una salvación que puede estar a falta de un punto y que, ojalá, lo podemos conseguir este domingo ante el Betis dejando ese tema zanjado.

Estamos muy cerca y, al final, han sido estos partidos ante rivales directos, ante rivales de nuestra liga, ya que del décimo puesto hasta el último estamos todos en un pañuelo a nivel de plantillas y a nivel deportivo.

Si el gol de Jade Boho ante el Rayo Vallecano lo hubiera firmado cualquiera de los mejores futbolistas (como Messi o Cristiano) ahora estaría  puesto en los medios de comunicación constantemente

¿Qué puede encontrar el público en el en un partido del EDF Femenino para acudir al estadio?

El público que acude a un partido de fútbol femenino va a ver deporte en estado puro, en este caso fútbol, con todo lo que se puede ver en un partido masculino, tanto a nivel de ideas, de concepto de juego y con la misma riqueza, quizás en un ritmo ligeramente inferior, a una velocidad también un poquito menor, sin que los aspectos físicos sean tan destacables, porque si que, en ese sentido, las chicas por su morfología  no van tan rápido normalmente;  pero, como contraprestación, van a encontrar un compromiso colectivo muy importante, van a encontrar detalles de habilidad y de calidad de un nivel elevadísimo.

Yo siempre había escuchado que las mujeres tenían más destreza e igual no tanto físico como los hombres, en general, y puede que, en cierto modo, los tiros vayan por ahí. La jugadora que ha tenido los años de vida deportiva y la experiencia de entrenamientos al mismo nivel, que ha empezado pronto y que ha tenido un bagaje motor específico importante; tienen un nivel coordinativo, de destreza en el tren inferior, incluso en ‪las dos‬ lateralidades, en ‪las dos‬ piernas; elevadísimo y son capaces de gozar de situaciones muy precisas, de mucha precisión, incluso puede que a un nivel más alto que muchos hombres que igual pueden destacar más por su corpulencia, por su físico, por su fuerza en las acciones; pero no tanto por la precisión y la exactitud e incluso la elegancia. El pasado domingo, sin ir más lejos, en el partido ante el Rayo, el primer gol que nos adelanta en el partido lo marca Jade en un control orientado de tacón con la pierna no hábil, que se lo deja perfectamente colocado hacia dentro en un toque, para meterlo al palo lejano a media altura, casi por la escuadra, de manera brillante que, si el gol lo hubiera firmado cualquiera de los mejores futbolistas (como Messi o Cristiano) ahora estaría  puesto en los medios de comunicación constantemente y, sin embargo, no ha tenido trascendencia y es de un mérito enorme.

Curriculum Chechu
También podría gustarte